3 en 1: sol, viento y lluvia en la Patagonia

Sol en Tolhuin

Después de pedalear unas cuántas horas para llegar a Tolhuin, paramos dos días en la casa de la familia Ullua. Ellos nos contactaron a través de Facebook para conocernos y para que tengamos un lugar donde descansar al llegar.

Dando unas vueltas por este pequeño pueblo descubrimos que su gente le da un valor especial al cicloturismo: el movimiento “Cicloturismo por la vida” organiza pedaleadas auto convocadas en memoria del Doctor René Favaloro y en la panadería La Unión, un clásico por sus paredes llenas de fotos de famosos que pasaron por ahí, hay un cuarto especial para que los biciviajeros puedan pasar la noche (hasta tienen un cuaderno donde todos dejan su huella: ¡LVDV inauguró el tomo 2!).
3 en 1 sol, viento y lluvia-5

Una de las páginas del cuaderno viajero. ¿Algún traductor en la sala?

3 en 1 sol, viento y lluvia-18

“La bici” se ve a toda hora en las calles y en las sonrisas de grandes y chicos que la usan para moverse por el pueblo y para jugar. Con Agustín, Camila (los hijos de Natalia Ullua), Candela y Felipe (sus amigos del barrio) damos cientos de vueltas durante las dos tardes que pasamos con ellos, no paramos de reírnos y hacemos algo así como una “mini Masa Crítica” (si no sabés qué es, acá podés leer de qué se trata).

3 en 1 sol, viento y lluvia-1

“Masita Crítica” por las calles de Tolhuin

3 en 1 sol, viento y lluvia-2

Cambiamos las bicis por los caballos

3 en 1 sol, viento y lluvia-4

También visitamos el lago Fagnano

Llega el día de la partida, de un nuevo día en la ruta y con un cielo despejado y soleado, encaramos los 110 kilómetros que tenemos por delante.

Viento en Río Grande

Estamos convencidos de que vamos a poder pedalear esos kilómetros, pero a menos de media hora de la salida, el viento patagónico nos recuerda que es él quien decide hasta dónde uno puede llegar. Su sonido en estéreo y unas ráfagas que hacen que nuestro velocímetro no marque más de 7km/h nos lleva a parar en la única estancia marcada en el mapa.

Entramos en la estancia Viamonte donde Simón, su dueño, nos ofrece “la casa para los ciclistas” para que pasemos la noche. Ni bien entramos Conrado, Federico y Matías, tres chicos que trabajan en la estancia y que están haciendo una pasantía por dos meses, nos vienen a buscar para que cenemos con ellos.

Primer plato: sopa. Segundo plato: polenta con carne de oveja. Postre: torta. La estancia fue un oasis en el medio de la estepa. Después de contarles nuestro viaje nos llevan a recorrer la estancia, nos muestran dónde y cómo esquilan las ovejas, nos explican sus tareas y después de una hora, nos vamos a dormir mecidos por el viento.

3 en 1 sol, viento y lluvia-6

El escenario de estos kilómetros

3 en 1 sol, viento y lluvia-7

3 en 1 sol, viento y lluvia-10

La estancia Viamonte

3 en 1 sol, viento y lluvia-8

3 en 1 sol, viento y lluvia-9

Conrado, Federico y Matías después de llevarnos a recorrer la estancia

Al otro día madrugamos. Salimos de la estancia con una actitud ganadora, convencidos de que la jornada de pedaleo va a ser intensa pero posible. A los 15 minutos se levanta una tormenta de viento que nos deja hacer sólo un kilómetro en una hora. Nos miramos, coincidimos que va a ser imposible y decidimos llegar a Río Grande en cuatro ruedas e inaugurar el autostop biciviajero para casos extremos como estos.

Pasan unos segundos hasta que una pareja se baja de una camioneta, nos mira con cara de “ustedes sí que están locos” y en 20 minutos llegamos al centro de la ciudad (lo que a nosotros nos hubiese llevado todo un día de pedaleo). Entramos en la primera estación de servicio que vemos, nos conectamos a Internet, chateamos con Pablo Martinengo (un viajero que hace tres años hizo un viaje en moto hasta el norte de Bolivia y que conocimos en Ushuaia) y es él quien nos hospeda tres días en su casa. Pablo es el biciactivista de Río Grande.

3 en 1 sol, viento y lluvia-13

En la casa de Pablo con su hija Ana y su perra Petuña

3 en 1 sol, viento y lluvia-12

¡Primer Masa Crítica del viaje en Río Grande!

3 en 1 sol, viento y lluvia-11

Una tarde a puro arte y monocopias en el Museo Fueguino de Arte

Lluvia en San Sebastián

Si algo nos falta en este recorrido es la lluvia. Salimos de Río Grande y a los pocos kilómetros el agua empieza a caer sobre nosotros y literalmente nos empapa. Dicen que cuando llueve hay poco viento pero en esta zona se ve que ni la teoría aplica, así que el viento y la lluvia acompañan nuestro camino.

Por suerte el sol sale otra vez (así de ciclotímica es la Patagonia) y en lugar de pedalear los 80 kilómetros que pensábamos hacer, la campana de recreo suena a los 50. Otra estancia nos abre sus puertas para acampar y esta vez es la estancia Sara.

3 en 1 sol, viento y lluvia-17

Nuestra carpa camuflada

3 en 1 sol, viento y lluvia-16

3 en 1 sol, viento y lluvia-15

Dicen también que bien temprano en la mañana hay poco viento pero otra vez este no es el caso. Sabemos que a la tarde todo va a empeorar y así es: nos quedamos varados en el refugio del paso fronterizo de San Sebastián. Igual no nos quejamos porque en el refugio hay calefacción, cocina y un lugar donde dormir, algo así como un 4 estrellas con vista al mar :)

Cosas que pueden pasar cuando no sabés qué hacer después de estar muchas horas en un paso fronterizo

Jime Sánchez

Blogger, escritora freelance, aventurera y humana. Dejé mi rutina citadina en el 2012 para viajar por el mundo. Me apasiona la escritura y por sobre todo, contagiar y animar a otros a través de la palabra. Tengo un blog de inspiración y poesía: luzyhumo.com. Autora de: "Letras Luz - Metamorfosis en verso y prosa".

Seguí viajando:

14 comentarios

  1. Chidi dice:

    gracias a ambos por bajar mi autoestima y hacerme sentir una rata de ciudad!!!

    increible viaje

  2. Nicolas dice:

    nooo San Sebastian, el paso fronterizo. 2 dias esperando el dedo para llegar a Rio Grande. La ruta de El Porvenir (Chile) a el paso fue uno de los mejores paisajes que vi.
    Mucha suerte con su viaje!!! Siempre da gusto leerlos!

  3. Alvaro dice:

    Lo del cuaderno esta en coreano, mas de eso no les puedo ayudar 😛

    Sigan adelante chicos!

  4. sergio dice:

    Jime, sos divina escribiendo… tenes un poder de sintesis y de narracion increibles y super envidiables, es muy lindo leer lo que estan viviendo y lo bien que los tratan en cada lugar que llegan, sigan asi , besos de los dos.

  5. Laura dice:

    Hermoso relato del viaje. Me trae hermosos recuerdos de la ruta 3 en Ushuaia-Rio Grande. Para mi, una de las mas lindas del pais. Los felicito!!

  6. Guadiiii dice:

    Me encantó el post chicos!! Sigan escribiendo que desde acá nos morimos por saber sobre sus aventuras!!

    Las fotos buenísimas!!! Después cuenten más sobre el Taller de Grabado, re interesante!!

    Besos Jimenita (liiiiiinda). BE HAPPY :)

  7. Mauro Bisso dice:

    Que linda crónica chicos! Los vengo siguiendo y haciendoles el aguante!!!
    Fuerza!!!

  8. Jorge"pedalgonico" Castro dice:

    Abrazo el sueño que ustedes estan haciendo realidad.que bueno que se atrevieron a bajarse del sistema y subirse a la bici!!! a Rodar!!!!!

  1. 27 enero, 2013

    […] munapk ukanakax wisiklitats purt’apxarakispawa, kunjamati La Vida de Viaje ukan bloguerunakapax blogunakapan kuna aski yatiyäwinakas jan ukax jan aski yatiyäwinakas […]

  2. 18 marzo, 2013

    […] tę krainę na rowerze, czego przykładem są blogerzy z La Vida de Viaje (Życie w Podróży). Na swoim blogu składają oni relację z przebytej trasy oraz przygód i nieszczęść, które ich na niej […]

  3. 11 abril, 2013

    プラダ バッグ…

    3 en 1: Sol, viento y lluvia en La Patagonia | La Vida de Viaje…

  4. 12 mayo, 2013

    […] biciklizma. To je slučaj sa autorima La Vida de Viaje (špa.) (Putnički život), koji putem ovog bloga pričaju o svim svojim putovanjima, avanturama i […]

  5. 29 julio, 2013

    […] Αλλά η Παταγονία είναι και ένα μέρος για όσους είναι διατεθειμένοι να την ανακαλύψουν πάνω σε ένα ποδήλατο, όπως οι blogger από το La Vida de Viaje (Η Ταξιδιωτική Ζώη), που αφηγούνται τα ταξίδια, τις περιπέτειες, αλλά και τις ατυχίες τους στο blog τους: […]

  6. 30 mayo, 2014

    […] de La Vida de Viaje, quienes van relatando todo su trayecto, aventuras y desventuras a través de su blog: Después de pedalear unas cuántas horas para llegar a Tolhuin, paramos dos días en la casa de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud