SITIO EN CONSTRUCCIÓN

Si encontrás errores o tenés problemas de navegación es porque nos estamos renovando. Mientras seguimos trabajando, suscribite a nuestro newsletter para estar al tanto de todo lo nuevo que se viene.

    Image Alt

    Blog

    De aventuras en San Juan

    Si tenés problemas para navegar el sitio es porque lo estamos renovando. Pronto todo va a volver a la normalidad.

    Cuando aterrizamos en la casa de una familia o en un hostel, al principio nos miran como bichos raros. No porque estemos viajando hace seis meses en bicicleta ni tampoco porque nuestro plan es unir el país de sur a norte siguiendo la Ruta 40, sino que el problema es que después de ponernos cómodos y charlar sobre nuestras vidas, sacamos las computadoras y nos quedamos horas frente al monitor escribiendo y editando fotos. Es más, las personas que nos ven en la misma posición toda la tarde no pueden creer que pasemos un día o más encerrados. Es el precio de tener un blog y querer compartir tus historias: pasás del asiento de la bici a una silla con mates incluidos (se nos conoce como “nómadas digitales”, una nueva especie humana 2.0).

    Así trabajamos

    Después de una jornada virtual intensa es el momento de pasear caminando, pedaleando o arriba de cualquier medio de transporte. Nuestras salidas suelen ser tranquilas, pero se ve que San Juan esperaba una actitud más activa en nosotros. Quería que conozcamos su faceta más aventurera recorriendo caminos de tierra, atravesando túneles, subiendo cerros y escalando paredes.

    Conocimos a Charly que es de esos tipos que “te tiran la posta” sobre lo que tenés que conocer (es decir, te dicen la verdad sin inflar nada y son palabra autorizada). Él nos recomendó que pasemos un día en el mundo horizontal y otro en el vertical. Su plan era:

    • Llevarnos al dique Ullum para que hagamos un trekking por el cerro Tres Marías.
    • Escalar una pared de 20 metros de altura y descender unos 40 metros a rappel.

    Sin dudarlo le dijimos que sí pero la realidad es que el equipo de La Vida de Viaje está algo dividido: a Andrés le encanta todo lo que sea subir, bajar y moverse de acá para allá; en cambio a mí todo lo que tenga una leve inclinación para abajo ya no me simpatiza (especialmente si hay muchas piedras sueltas, caminos angostos o con cornisas) y me vuelvo algo infantil: pido que me den la mano para bajar, hago una especie de “culipatín” porque me siento más segura si estoy con la cola en el piso, freno a todas las personas que están detrás mio y que vienen a buen ritmo… conclusión: no soy la mejor compañera de aventuras pero a pesar de ser un poco desastre, me animo a hacer todo igual.

    san juan-la vida de viaje-14

    san juan-la vida de viaje-29

    Llegamos al Dique Ullum arriba del jeep de Charly. Estacionamos, bajamos las mochilas y empezamos a subir el cerro Tres Marías. Desde arriba se puede ver todo el cordón montañoso Las Tapias. Ninguno se imaginaba ver semejantes zigzagueos dibujados en las montañas: desde abajo todo se ve muy parecido, pero desde lo alto la perspectiva cambia.

    La belleza del dique no se queda atrás. Aunque el nivel del agua está algo bajo debido a las pocas nevadas de estos últimos años, es un paisaje digno de ver. Esta represa está sobre el río San Juan y a unos 18 kilómetros de la ciudad.

    san juan-la vida de viaje-1

    El Dique Ullum y Las Tapias de fondo

    El dique Ullum y Las Tapias al fondo

    Ullum significa "cabeza de falo" (está más que claro porqué este lugar se llama así, ¿no?)

    Ullum significa “cabeza de falo” (está más que claro por qué este lugar se llama así, ¿no?)

    Seguimos avanzando y los caminos se angostan. Subimos unos metros y bajamos otros tantos más. Por suerte no hace mucho frío y menos en movimiento. Paramos para conocer la vegetación del lugar y sus aves, empezamos a transitar lugares que hace muchísimos años atrás estaban bajo el agua. Me pongo nerviosa con las piedras tan chiquitas que veo en el camino y siento que en cualquier momento me voy a caer, pero por suerte Charly está en todas: no sólo nos enseña lo que sabe sino que está pendiente de que realmente la pasemos bien.

    Llegamos a “Las Coloraditas” y bien bautizado está el lugar porque los cerros son de un color rojo intenso. En un momento gateamos para cruzar de un punto al otro, vemos pequeñas cuevas donde habitan búhos, nidos de avispas, gorriones y golondrinas. Qué lindo es todo esto”, pienso.. “qué lindo sos San Juan”.

    san juan-la vida de viaje-4

    san juan-la vida de viaje-5

    san juan-la vida de viaje-6

    san juan-la vida de viaje-7

    san juan-la vida de viaje-8

    san juan-la vida de viaje-11

    san juan-la vida de viaje-12

    san juan-la vida de viaje-13

    san juan-la vida de viaje-15

    Ahora es el momento de “Las Cuevas”. Bajamos por unas piedras algo resbaladizas pero a medida que seguimos con el paseo voy adquiriendo algo de confianza (aunque sé que Andrés y Charly piensan lo contrario). Hay dos abiertos donde se ve el agua del dique y en uno paramos a tomar unos mates. Me siento en la mejor piedra que encuentro y me pongo cómoda, Charly se sienta a mi izquierda, saca el termo y empieza a cebar. Andrés se queda parado bien al límite del precipicio y saca algunas fotos. Qué miedo, ¿por qué no se para más atrás?

    Tenemos una larga charla sobre cómo encarar los próximos kilómetros que se vienen. La Quiaca está a unos 3400 metros de altura y en el Abra del Acay llegaremos a casi los 5000, así que Charly, que es un experto en montañismo, nos da una cátedra sobre alimentación e hidratación para que tengamos en cuenta. En cinco minutos dejó su rol de guía para convertirse en un amigo. Después de un atardecer difícil de olvidar, la noche culmina con luna llena.

    san juan-la vida de viaje-16

    san juan-la vida de viaje-17

    san juan-la vida de viaje-18

    san juan-la vida de viaje-19

    san juan-la vida de viaje-20

    san juan-la vida de viaje-21

    san juan-la vida de viaje-22

    Al otro día nos esperaba un gran desafío: nuestra primera vez escalando. El camino nos cruzó con muchísimas personas a las que les apasiona el “mundo vertical” y de tanto conversar sobre esto, no nos faltaban las ganas de probar y de sentir la adrenalina de estar subiendo paredes de varios metros de altura.

    san juan-la vida de viaje-23

    Antes de escalar subimos al mirador del Valle del Zonda

    san juan-la vida de viaje-1863

    A lo lejos, las sierras Azules

    san juan-la vida de viaje-24

    La pared que íbamos a escalar desde abajo

    Llegamos al autódromo de San Juan y vemos justo enfrente nuestro la enorme piedra irregular que subiríamos en unos minutos. Ella tan alta y yo tan chiquita. Estamos entusiasmados y ansiosos por subir, queremos sentir las sensaciones que despierta lo vertical. El día que amaneció soleado se empezó a nublar, así que arrancamos con los preparativos y con la charla introductoria sobre lo que íbamos a hacer:

    Charly abrió la vía. Una vez que está todo listo, Andrés se pone el equipo y empieza a subir. Sube rápido, acordándose del camino que Charly había hecho hacía unos minutos atrás. Yo mientras saco fotos pienso desde lejos no se ve ni un espacio para agarrarte pero en eso escucho a nuestro sabio guía decir siempre hay un lugar para sujetarte, sólo hay que encontrarlo y acomodarse. Me leyó la mente.

    Andrés llega sin problemas hasta arriba y ahora es el momento del rappel que es el sistema para descender superficies verticales. Baja hasta haciendo saltos y cuando llega al piso parece que quiere volver a subir.

    Me toca a mí, sé que voy a subir más despacio y se los adelanto ¡voy a subir a mi ritmo, eh! Un piecito por acá, una manito por allá. Lo importante es siempre tener tres puntos de apoyo y estar bien cerca de la pared, de esta manera no hay forma de que uno se caiga (y si esto llega a suceder, sólo se desciende unos pocos centímetros gracias al arnés y la cuerda que nos sostiene).

    En un momento me trabo con los pies y no sé para dónde tengo que ir. Derecha o izquierda me da lo mismo. No logro encontrar ni un huequito para apoyar la punta del pie. Veo a Andrés que está abajo mio sacando fotos y pienso ¿es necesario retratar este momento? Después de unos segundos logro acomodarme y sigo subiendo. Levanto la cabeza y veo que estoy muy cerca de la meta. Un poquito más… ¡llegué! Siento una alegría inmensa, me gustó la sensación de estar así porque el mundo (tu mundo) se resume a ese metro cuadrado que uno está escalando. Lo demás pasa a un segundo plano y no sentís miedo, no ves lo que está debajo ni tomás conciencia de la altura porque lo único que importa es subir, seguir y llegar.

    Charly me grita que me siente en el arnés y comienzo a bajar. No sé por qué pero empiezo a gritar como un pájaro y a reírme de la situación. Estoy entre tentada y nerviosa porque la sensación es rara, me agarro fuerte de la cuerda sin saber qué hacer pero otra vez Charly me dice “confiá en el equipo, no te va a pasar nada, dale soltate”. Logro soltar todo pero para la foto.

    san juan-la vida de viaje-25

    san juan-la vida de viaje-26

    san juan-la vida de viaje-27

    san juan-la vida de viaje-28

    san juan-la vida de viaje-30

    san juan-la vida de viaje-31

    La sensación es genial. Piso el suelo y siento como si hubiese ganado un campeonato de escalada para principiantes. Festejo y Charly me dice: “no te saqués nada que vas a ser la primera en bajar la segunda pared”. Me da ciertos consejos y descendemos. Él está a mi izquierda, siempre pendiente de cómo pongo el pie, de si doy demasiada cuerda o no, de la posición de mi cuerpo. Al rato ya estoy abajo y es el turno de Andrés que llega al piso en menos de dos minutos.

    san juan-la vida de viaje-33

    san juan-la vida de viaje-32

    El día termina con una mini escalada para ver la Cabeza del Indio que evoca la presencia aborigen en la zona. Ya es de noche, compartimos unos mates con vainillas, charlamos sobre montañismo (no podríamos hablar de otra cosa) y nos despedimos, algo cansados pero felices por la experiencia.

    En este video, la prueba de nuestros días de aventura en San Juan.

    Ultramountain | Turismo & Aventura

    Ultramountain es una empresa que organiza desde hace más de siete años excursiones de aventura: trekking, climbing, rappel, tirolesa, moutain bike y fullmoon (o caminata bajo la luz de la luna llena). Podés ponerte en contacto con ellos a través de su página en Facebook.

    Dónde descansar

    Podés alojarte en el Hostel Trotamundos ubicado a pocas cuadras del centro. Es lindo, cómodo, tiene un gran jardín con pileta y por sobre todo, te atienden súper bien. Pueden visitar su web en hosteltrotamundosanjuan.com o seguirlos en Facebook para consultar precios y disponibilidad.

    ¡Gracias Pilar por recibirnos en Trotamundos!

    ¡Gracias Pilar por recibirnos en Trotamundos!

    ☞ Este es un post patrocinado, lo que significa que realizamos estas excursiones y nos recibieron en el hospedaje a cambio de mencionarlos en el blog. Nuestras opiniones son independientes, personales y objetivas, y están basadas en nuestra experiencia real.

    Escritora y nómada digital. Viajo desde el 2013 y comparto en este refugio digital mi estilo de vida. Me apasiona la escritura y por sobre todo inspirar y animar a través de la palabra. También escribo en luzyhumo.com y mi primer hijo de papel se llama Letras Luz. Dicto talleres de escritura y de viajes, no puedo vivir sin mis libros y cuadernos y soy fan de la autoexploración.

    Dejé tu comentario o pregunta

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

    Follow us on