Image Alt

Blog

  /  Diarios de bicicleta   /  De Ushuaia a La Quiaca en bicicleta   /  De una bici de paseo a un paseo por la 40

De una bici de paseo a un paseo por la 40

Hace aproximadamente un año atrás, Andrés me regaló su vieja bici inglesa. Nuestra idea era salir a pasear los fines de semana por el río de Vicente López o de San Isidro —donde vivimos—, aprovechando el calorcito del verano, él con su nueva mountain bike y yo con mi nueva-vieja bicicleta. Días después almorzando en el Puerto de Frutos de Tigre, me sorprendió con un canastito de mimbre para el manubrio, detalle vintage que a la inglesa le quedaba pintado.

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40--23

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40--24

Al principio no nos llevábamos muy bien. Las bicicletas inglesas son un poco pesadas así que levantarla costaba. Al no tener cambios, las subidas eran un tanto difíciles y terminaba con la cara roja de la fuerza que tenía que hacer. Subirme era una odisea por su altura y mi pie no llegaba con tanta facilidad al suelo cuando me quería bajar. Sepan entender: la última vez que me subí a una bicicleta tenía 14 años.

Dos meses después, ya un poco acostumbrada a la inglesa, Andrés se acerca con un mapa en la mano y me propone hacer un viaje de Ushuaia a La Quiaca en… bicicleta. ¿¡QUÉ!? esa fue mi reacción —y se imaginarán cuál habrá sido mi cara—. Hacía tiempo que veníamos charlando sobre irnos de viaje juntos y las ganas no me faltaban: pasé de querer ir unos meses a la India, después averigüe para viajar a Nueva Zelanda a través de los planes de Work & Travel y hasta hacía cuentas en el colectivo camino al trabajo para pasar tres meses en Perú.

Esas ansias de salir a la ruta se vieron potenciadas después de viajar por Salta y Jujuy con un amiga en enero del 2012. Volver a la rutina de la agencia de publicidad donde trabajaba ocho horas o más después de sentirme tan libre, fue contraproducente para mi salud mental. Y ahí fue donde empezaron mis preguntas: ¿soy feliz haciendo lo que hago? ¿Vivo la vida que quiero vivir? ¿Realmente quiero pasar la mayor parte de mi tiempo —y de mi vida— adentro de una oficina frente a una computadora? ¿Por qué viajar a través de fotos y de experiencias de otros si puedo ser la protagonista de mi propio viaje?

Si bien después de viajar por el Norte argentino me dieron muchísimas ganas de recorrer mi país antes de conocer otros lugares del mundo, hacerlo en bicicleta me daba miedo. Mi cabeza imaginaba subidas empinadas imposibles de realizar, vientos que soplarían la carpa estando yo adentro, camiones que rozarían mi bicicleta en la ruta y yo llorando en un rincón preguntándome en qué estaba pensando cuando decidí hacer un viaje así. Todo eso se veía potenciado por los miedos ajenos, que frente al desconocimiento de lo que es viajar en una bicicleta sumado a que ninguna persona con la que hablaba había hecho lo que yo pensaba hacer, me hacían temblar y al final, no solo me los contagiaban sino que además, los adoptaba como propios.

Pero había algo detrás de ese gran viaje que me atraía. Había escuchado poco y nada sobre el cicloturismo así que empecé a leer y a investigar de qué se trataba y me encontré con un mundo de gente apasionada por los viajes en bicicleta que en su mayoría, no eran “ciclistas de profesión”. Así fui derribando cada uno de mis miedos y contestando los ajenos.

Poco a poco, pasé del “¿¡QUÉ!?” al “¿Y POR QUÉ NO?”. Me compré una mountain bike cinco meses antes del viaje, le dije hasta pronto a la inglesa y firmé el telegrama de renuncia de una vida que no me convencía para darle paso a eso que tanto quería hacer: viajar.

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-5

En la ruta la imaginación dio paso a la realidad: las subidas no son tan empinadas como yo creía —y si no las puedo hacer en bici, me bajo y camino—, el viento no sopla mi carpa pero sí logró que lo escuche con muchísimo respeto —por suerte algún refugio siempre se encuentra—, los camioneros encabezan el ranking de gente hospitalaria en la ruta, los automovilistas frenan para preguntarte si necesitás algo… todo esto nunca nadie me lo había dicho como tampoco que iba a disfrutar tanto viajar a 13km/h arriba de una bicicleta por la estepa patagónica.

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-22

Vivimos en una sociedad que prioriza el bien material en lugar de la verdadera felicidad, que está engañada creyendo que lo superficial es lo que realmente vale, que mira la realidad a través de una caja cuadrada y no con sus ojos, que cree que viajar es tan o más peligroso que vivir en una ciudad y que deja que los miedos reinen sus vidas. Viajando uno se reconcilia con la especie humana y con uno mismo.

Si no fuese por esa simple pregunta que me hice, si hubiese escuchado más los temores ajenos y no lo que yo realmente quería hacer, me hubiera perdido todo esto…

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-1

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-2

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-3

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-4

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-9

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-11

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-10

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-12

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-8

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-15

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-16

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-18

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-19

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-20

La Vida de Viaje-De una bici de paseo a un paseo por la 40-21

…y por sobre todo me hubiese perdido la oportunidad de vivir mi vida de viaje.

Escritora y nómada digital. Viajo desde el 2013 y comparto en este refugio digital mi estilo de vida. Me apasiona la escritura y sobre todo inspirar y animar a través de la palabra. También escribo en luzyhumo.com y mi primer hijo de papel se llama Letras Luz. Dicto talleres de escritura y de viajes, no puedo vivir sin mis libros y cuadernos, y soy fan de la autoexploración.

Comentarios

  • Pingback: 8 accesorios divertidos para tu bicicleta urbana | La Vida de Viaje
    24 octubre, 2014
    responder
  • Nahuel
    6 octubre, 2014

    Me encanta su blog lo lei todo, los FELICITO, GENIOS!.. una consultaQue modelo de bici usan?.. hay que elegir alguna en especial para viajes largos, en cuento a rodado o cambios?

    responder
  • 29 septiembre, 2014
    responder
  • Pingback: Apuntes sobre el 3er evento de Red ViajAR 2014 | blucansendel
    25 septiembre, 2014
    responder
  • Juan
    22 septiembre, 2014

    Genios totales!!! La verdad que despues de leer tu historia, ademas de felicitarlos, me surgen dudas que esppero me disipen para poder tomar esa enorme decision:
    – como hiciste para dejar el laburo y arrancar con la bici??
    – cuanto tiempo estuviste recorriendo el pais, o mejor dicho cuanto dura la travesia?
    – cuanto fue tu presupuesto para tamaño viaje?
    – donde pararon? camping hotel campo, etc
    – uds dos solos lo hicieron? es un viaje para una sola persona?
    – En cuanto a preparacion con la bici, hacian muchos km por dia de entrenamiento previo?
    – y por ultimo, salieron con todo el itinerario armado?

    jajaja, los mate de preguntas, pero creo que son los indicados para responderlas!!!

    Saludos, y abrazos de gol, genios totales!!!

    responder
  • Luis Graciano Diaz
    19 agosto, 2014

    A sido un placer verlos disfrutar en la ruta su paseo de Carmelo a Colonia del Sacramento ( Uruguay ) , yo soy el que encontraron con la bici de competicion que soy chofer del hotel F.S.R. y me encanto la primer bici inglesa de la chica que le regalo . Un abrazo y que sigan con esa idea porque es muy lindo hacer lo que uno quiere , y que lo podamos encontrar mas seguidos por estas rutas

    responder
  • 24 julio, 2014

    Que lindo leer tu historia! 🙂 y todos los consejos…
    Hace 7 meses que estoy viajando por Europa con mi novio (con la Visa W&H Dinamarca) y ahora nos compramos bicis y todo el equipo para seguir la aventura en bici. Queríamos tener la chance de ir a los pueblitos y disfrutar todo el recorrido (cosa q viajando a dedo se nos complicó) y justo conocimos a un flaco amante del cicloturismo que nos dió el puntapie…. así que en un mes vamos a salir a las rutas para unir Dinamarca con España en 4 meses (lo bueno es q acá todos los países tienen bicisendas).
    Saludos desde Copenhague!

    responder
  • Lucas Garcia
    1 mayo, 2014

    Impresionante!! Los Felicito!!! Estamos planeando con mi mujer la ruta de los 7 lagos para empezar. Somos una pareja que encontró un gran equilibrio en los paseos en bicicleta, y sin ser profesionales del ciclismo, de a poquito nos vamos animando a más. Hace dos semanas fue Olivos -Luján. Próximo objetivo Olivos – San Nicolás y para fin de año el camino de los 7 lagos.
    Gracias por tus palabras y por compartir.

    responder
  • Juan
    7 febrero, 2014

    Gracias, por tus palabras, me dieron ganas de volver al cicloturismo y reencontrarme conmigo 😉

    responder
  • Natalia
    1 febrero, 2014

    Hola Jime y Andres !!

    Tuve el placer de conocerlos en el camping Lago Gutierrez, con los chicos de Cuadrante Sur, kayakeando un rato. Hoy aburrida en la oficina “de turismo” me pongo a leer todas sus experiencias, miedos y pensamientos. Se me puso la piel de pollo, no puede ser que seamos tan cagones a veces de pensar solo en las limitaciones y no actuar como sentimos. Si bien me vine a vivir de la gran ciudad a Bariloche, siento que me apasionaria vivir libre y con la naturaleza que tanto amo! Espero poder vencer los prejuicios, barreras y buscarle la vuelta para darme una panzada al mundo con mi amor que tambien comparte los mismos sentimientos.
    Gracias por compartir y por la hospitalidad y amabilidad que los caracteriza!
    Adelante !!!! a vivir la vida de viaje.
    Besosss!
    Naty.

    responder
  • Miguel
    22 enero, 2014

    Bellísima historia!!! No pude dejar de emocionarme y alegrarme por uds. por como fueron encarando todo. Muy hermoso.
    Desde hace unas semanas se me instaló en el corazón el deseo de hacer toda la 40 en bicicleta, pero lo cierto es que hasta ahora lo máximo que recorrí fue 80 km en un día, y nunca hice un viaje mas largo, pero ahora, después de leer la historia de Jime tan hermosamente contada, me lleno de esperanza y fuerzas para encararlo el próximo enero. Cariños a ambos.

    responder
  • Juan
    31 diciembre, 2013

    Muchachos muchas gracias por el testimonio, alienta y mucho!!! salud!

    responder
  • Julio
    20 noviembre, 2013

    jajaja impresionante, ustedes hicierón lo que para mi es un sueño que en algú momento me gustaría alcanzar…. Los felicito de todo corazón y les dejo un fuerte abrazo.

    responder
  • ezequiel
    7 noviembre, 2013

    este relato me inspira ahun mas a vijar, lo pensado con un amigo es realizar el mismo trayecto desde la quiaca hasta usuahia. felicitaciones

    responder
    • Miguel
      22 enero, 2014

      Hola Ezequiel, yo también estaba pensando en hacer el mismo viaje, si querés podríamos contactarnos y tal vez encarar el viaje juntos, casi seguro algunos amigos se sumarían, mi e-mail es sociohistoria@gmail.com Un abrazo. Miguel

      responder

Dejá tu comentario o pregunta

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on