Creo con firmeza que hay viajes bisagra. Uno tiene tiempo para reflexionar, ve otras realidades, conoce personas… y cambia. A mi me pasó esto después de un viaje al Norte Argentino: hay un antes y un después (o mejor dicho …