SITIO EN CONSTRUCCIÓN

Si encontrás errores o tenés problemas de navegación es porque nos estamos renovando. Mientras seguimos trabajando, suscribite a nuestro newsletter para estar al tanto de todo lo nuevo que se viene.
Image Alt

Blog

Viajar sin viajar (o el viaje más difícil de todos)

Si tenés problemas para navegar el sitio es porque lo estamos renovando. Pronto todo va a volver a la normalidad.

Ya llevamos casi un año en Buenos Aires y no sabemos en qué momento pasó tanto tiempo. Nuestro ritual de todos los días fue levantarnos, prepararnos un café con tostadas, prender la computadora, escribir y editar, conectarnos con lo virtual, pensar en proyectos y responder preguntas o mensajes tan técnicos como “qué bici necesito para viajar” hasta confesiones y gracias que excedían el tamaño de la pantalla.

Quisimos aprovechar nuestra estadía en la ciudad para conocerla con los ojos con los que llegamos —esas pupilas que ahora ven más que antes y que están atentas a los detalles que la mayoría casi no percibe por la velocidad de las rutinas—, y lo logramos: Buenos Aires es más hermosa de lo que pensábamos, aunque nos queda mucho por caminar, pedalear, fotografiar y contar.

Tuvimos viajes inesperados, algunos más cortos que otros, pero no por eso menos intensos. Tuvimos encuentros y desencuentros con nosotros mismos —porque el estar en movimiento ya forma parte de nuestro ADN—, y el estar quietos se sintió y mucho. Por momentos los pronósticos anunciaban tardes de nudos en la garganta por la falta de adrenalina que nos despierta la ruta —porque todo lo que uno extrañaba mientras estaba de viaje a los pocos meses se vuelve tan normal y cotidiano que pierde su encanto—, porque descubrís que lo que en su momento era “tu lugar”, hoy te resulta raro e incómodo.

La Vida de Viaje--8 La Vida de Viaje--5

Son sensaciones desencontradas y aleatorias. El aprender a surfear la ola se vuelve necesario y a la vez difícil. Estamos acá porque decidimos frenar, pero… ¿queríamos estar acá? ¿Para qué? ¿Por qué no nos quedamos solo dos o tres meses y nada más? No hay una respuesta que nos conforme, pero quizás la única conclusión es que gracias al volver nos dimos cuenta de cuánto cambiamos. Y el cambio duele, pero siempre es maravilloso.

No viajar nos confirmó que viajar es sinónimo de búsqueda. Nuestra alma inquieta necesita del movimiento para crecer y para ser. Nos resulta muy fuerte ver cómo todo está tan automatizado, que todos responden por inercia a los mismos estímulos, que la mayoría no se cuestiona nada, que todos hacen siempre lo mismo. No lo criticamos: solo lo observamos desde los que somos hoy —como leímos por ahí: “no vemos las cosas como son, sino como somos”—.

La Vida de Viaje--4

Hay un condimento del que siempre nos olvidamos y que creemos que mientras no viajamos, no sucede. Pero la magia de los encuentros está a la vuelta de la esquina, en las banquinas y en las veredas, en la extensa estepa y en el cemento de la ciudad.

En ese mar de dudas en el que nos encontrábamos, empezaron a aparecer personas a las que les pasaba lo mismo que a nosotros, con las que podíamos pasar horas y horas charlando sobre viajes, sueños y blogs, con las que compartíamos los mismos códigos y gustos, con las que nos reíamos en persona o chateando, con las que pudimos vernos las caras después de conversar virtualmente durante meses o años. Romper con la virtualidad nos permitió ponerle voz a letras, mensajes y fotos. Y ahí entendimos por qué teníamos que frenar en Buenos Aires durante tanto tiempo.

La Vida de Viaje--2 La Vida de Viaje--1

Saber que no estás solo, que hay una oreja —o una ventana de chat— lista para escucharte o leerte y que no tenés dudas de que te va a entender, que no es necesario forzar nada porque el encuentro fluye y que los desconocidos se vuelven amigos después de unas pocas palabras, también forma parte del camino, estés o no viajando.

Sentimos que es hora de partir otra vez, por eso el 2015 viene de la mano de una nueva travesía de más de siete mil kilómetros. Con ese viaje tildaríamos un sueño dentro de otro y de solo pensarlo, ya empezamos a sentir mil millones de mariposas en la panza. Solo faltan algunos meses para cargarle las alforjas a las bicis y volver a sentir todo eso que tanto extrañamos.

La Vida de Viaje--7 La Vida de Viaje--6

Claro que este año hubo un viaje: el viaje dentro de nosotros mismos. Es la aventura más difícil de todas, la que más polvo levanta y la que más cuestas tiene… pero la más necesaria y la que tarde o temprano, hay que saber andar.

*Las imágenes de este relato son de la ilustradora Sara Fratini

Somos Jime Sánchez y Andrés Calla, amantes de la aventura y la vida al aire libre. En este refugio digital compartimos nuestro estilo de vida, relatos, fotos, info útil, consejos y muchísima inspiración.

Comentarios

  • susa
    23 octubre, 2018

    Hermoso blog chicos. Todo viaje es una interacción dentro/fuera y – desde quien escribe – los paisajes se miran en redondo pero las ciudades se conocen mirando por sobre nuestras cabezas, allí está lo que permanece en el tiempo, la esencia. Abrazos y ¡ pra frenchi!

    responder
    • 25 octubre, 2018

      Muchísimas gracias Susana! Tal cual como decís, los viajes son verticales y horizontales jeje abrazos para vos y nos estamos leyendo por aquí 🙂

      responder
  • Susana
    2 mayo, 2017

    Este año empecé a soñar con recorrer toda la Argentina y busqué gente que ya lo hubiera hecho. Así encontré su blog.
    Desde ahora soy una nueva lectora.
    Gracias por compartir!!!

    responder
  • 31 diciembre, 2014

    Siempre es necesario ir para volver =)

    responder
  • AndrésRuiz
    31 diciembre, 2014

    El 23 de Diciembre del 2013, terminaba para nosotros un viaje de 9 meses que nos llevó a vivir el mejor año de nuestras vidas.
    Justo la semana pasada se cumplió 1 año desde nuestro regreso, y no puedo encontrar un mejor relato para este momento que el que ustedes han escrito chicos.
    Fue un año lleno de sentimientos de todo tipo, de felicidad por llegar, de emoción por planear un nuevo viaje, de enojo por aplazarlo, de frustración por volver a la ciudad y encontrarnos fuera de lugar.
    Que lindo posteo, y que lindo tener en el horizonte tantos kilómetros por recorrer, y tantas experiencias por vivir.
    Un abrazo desde Colombia.

    responder
  • 30 diciembre, 2014

    Uf, carajo che!!!
    “Y el cambio duele, pero es completamente maravilloso”
    Por un lado correría a abrazarlos y decirles lo que ya saben: “los quiero” Pero por otro lado correría a decirles: “Loco, esto no se hace. Estos post en estas fechas pueden tener consecuencias de lo más inesperadas”
    Como sea, estoy feliz de que ustedes sean parte de mi vida, que ustedes y yo, seamos entre otros esos que nos hemos podido desvirtualizar. Así que nada: feliz año nuevo, mis mayores deseos de buenos rumbos para el 2015 y nos vemos pronto, un abrazo!!!

    responder
  • 29 diciembre, 2014

    Wooow! Fue un post que nos dejó pensando un montón. Nosotros estuvimos enojados mucho tiempo con los problemas que se nos iban presentando y que hacían que un nuevo viaje se demorara. Después empezamos a amigarnos con esos contratiempos y comenzamos a escuchar y sentir lo que la ruta, la vida nos estaba diciendo. Esas señales que no se ven siempre cuando uno esta tan metido en los sentimientos que generamos cuando las cosas no salen como uno quiere o desea o sueña.
    Hoy, estamos agradecidos y entendemos día a día el por qué todo se fue dando como se dió y para qué debía suceder así.
    Vamos chicos! Empecemos a hacer apuestas a ver cuál será la proxima ciudad que una nuestros caminos.
    Los queremos muchos!! Besos y abrazos de parte de los cuatro!! 🙂 🙂

    responder
  • Mónica Beatriz Sosa
    29 diciembre, 2014

    Gracias por éste hermoso relato, tan bien contado! Me emocioné y me sentí parte de esta experiencia de vida, entre amigos, pedalendo LA VIDA. Gracias!

    responder
  • 29 diciembre, 2014

    Hermoso, hermoso post!!!

    Me hicieron poner la piel de gallina y así como yo tantas veces me pregunté porque tuve que volver (aunque siempre supe que el destino y las causalidades querían que conociera a Nico) y porque tuve que quedarme tanto tiempo (porque, entre otras cosas, tenía que conocerlos a uds), me alegra saber que ustedes también encontraron esa respuesta.

    Espero noticias más personales sobre el gran viaje de más de 7 mil kilómetros que se viene (sobre todo fecha!!!)

    Los quiero y los extraño!!!

    responder

Dejé tu comentario o pregunta

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on