SITIO EN CONSTRUCCIÓN

Si encontrás errores o tenés problemas de navegación es porque nos estamos renovando. Mientras seguimos trabajando, suscribite a nuestro newsletter para estar al tanto de todo lo nuevo que se viene.

    Image Alt

    Blog

    Volver

    Si tenés problemas para navegar el sitio es porque lo estamos renovando. Pronto todo va a volver a la normalidad.

    Es raro volver. Ni bien pisé mi dormitorio me puse a llorar. Estuvimos tanto tiempo en casas de otros que volver a la mía me despertó una alegría inmensa. Volví a tener mi espacio, mi lugar, mi cama.. algo que por momentos necesité durante el viaje y que volvió de un día para el otro. Mis papás me dieron la sorpresa de haber pintado y decorado mi cuarto mientras estaba de viaje, así que lo vi más lindo que nunca.

    Noté que todos los cajones -sin excepción- estaban llenos de papeles que quizás antes me interesaba guardar o esconder en algún lugar (y mi mamá, viva como ella sola, aprovechó mis meses afuera para poner sus cositas ahí dentro también). “¿Por qué dejaba todo amontonado? ¿No me molestaba no tener ni un espacio libre? Cuántas cosas viejas guardaba sin sentido” fueron algunos de los pensamientos que tuve cuando los iba abriendo.

    Caminé hasta el placard y dije: “¿Qué hago con tanta ropa? ¡Esas botas no las pienso usar en mi vida!” y me quedé en silencio mirando remeras, camisas, zapatos, zapatitos, jeans, pantalones.. tan acostumbrada en estos meses a vivir con lo justo y necesario (porque realmente no se necesita mucho más) que no sabía qué elegir, sólo quería cambiar mi ya gastado atuendo de cicloviajera y sentirme cómoda.

    Me acerqué al espejo y vi las tres calcomanías de Proyecto Calco que me acompañaron durante todo el proceso que viví antes de decirle que sí a lo que realmente quería hacer. “Se puede”, “Confía” y “Pensá – Sentí +” funcionaron como mantras antes de salir de viaje. Y ahí estaban, después de nueve meses. No pude evitar sonreír y repetir por dentro: SÍ, se puede.

    Mi placard, las calcos y la ropa que no voy a volver a usar

    Mi placard, las calcos y parte de la ropa que ya no voy a volver a usar

    Persona con la que me reencontré, persona con la que me emocioné (sí, estoy bastante sensible). Volver a ver a la familia, a los amigos y a tantas personas que siguieron el viaje todo este tiempo y que nos apoyaron a la distancia fue raro.

    Volví. Estoy de vuelta. ¿Siento que volví o que me estoy por ir pronto otra vez? No sé si me acostumbro rápido a los cambios o qué pero no se me hizo difícil estar otra vez en Buenos Aires, aunque después de una semana llegué a varias conclusiones:

    • “¡Qué carita (por no decir una mala palabra) tiene la gente acá!”. A un colectivero y a un taxista les tuve que decir ¿Por qué me hablás así? ¡Tranquilo hombre! ¡Paz y amor! (así literal).
    • “Todos los días son extremadamente iguales”. Aplaudo a la gente que no se aburre de hacer todos los días lo mismo, yo no podría seguir ese ritmo. Si bien estamos con muchas cosas que nos quedaron pendientes, siento que las horas pasan demasiado rápido acá. Cada vez soy más consciente de la velocidad del tiempo y les tengo que confesar que me da miedo. No sabía que pasaba tan rápido. Si bien muchas personas en el camino (especialmente la gente grande) lo repiten y lo repiten y lo repiten, creo que son pocos los que ven al paso del tiempo como una cuenta regresiva y por eso la importancia de VIVIR cada momento.
    • “Me siento encerrada en la ciudad”. Sí, me pasa. Y a Andrés también. Por más que esté en la calle los edificios me quitan la perspectiva del cielo, a la noche no puedo ver las estrellas, escucho ruidos, hay demasiado movimiento y la gente va demasiado rápido a todos lados. Ya les contamos la fobia que le tuvimos a las ciudades durante el viaje y era obvio que esto nos iba a pasar en la nuestra.

    Mañanas en Tierra del Fuego

    Mañanas en Tierra del Fuego

    Tardes en Chubut

    Tardes en Chubut

    Noches en Santa Cruz

    Noches en Santa Cruz

    • “Queremos seguir conociendo gente nueva”. Lo lindo de conocer personas todo el tiempo es que crecés, te alimentás de otras realidades, de otras maneras de ver el mundo y queremos seguir cruzándonos con ese tipo de gente que está en la misma sintonía que nosotros.
    • “Todo lo aprendido tiene que decantar”. Vivimos tantas experiencias durante estos nueve meses que hay mucho todavía por procesar. Van pasando los días y me acuerdo de palabras y gestos que van apareciendo en mi cabeza y que no me acordaba que había vivido. Lo mismo me pasa cuando veo las fotos del viaje o cuando repito como un loro: viajamos de Ushuaia a La Quiaca en bicicleta pero… ¿somos conscientes de lo que hicimos?
    • “Contagiar, contagiar, contagiar”. Eso queremos. Así de simple. Buscamos que la gente piense menos y sienta más, que se anime, que haga un cambio en sus vidas (sea el que sea, haciendo lo que cada uno quiera hacer) pero que sepa que el tiempo pasa, que ahora es el momento y que rompan estructuras. Por todo esto estamos pasando nosotros y no tenemos ninguna duda de que lo bueno contagia.
    • “No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado para darte cuenta cuánto has cambiado tú”. Esto lo dijo Nelson Mandela y es muy cierto. De esto se trata también el volver, ¿no?

    Volver. Volver después de nueve meses de viaje. Volver para volver a sentir muy pronto todas estas sensaciones que vivimos:

     

    Escritora y nómada digital. Viajo desde el 2013 y comparto en este refugio digital mi estilo de vida. Me apasiona la escritura y por sobre todo inspirar y animar a través de la palabra. También escribo en luzyhumo.com y mi primer hijo de papel se llama Letras Luz. Dicto talleres de escritura y de viajes, no puedo vivir sin mis libros y cuadernos y soy fan de la autoexploración.

    Comentarios

    • Damian Tornillo
      12 febrero, 2016

      Acabo de terminar de leer todo el viaje por la 40 y realmente quiero decirles que siento que algo fue cambiando en mi a medida que iba pasando los capítulos. Quiero felicitarlos y agradecerles ya que algo que venia siendo solo un sueño vivir “la vida de viaje” de pronto pasa a ser algo posible solo con el echo de querer de verdad! Hace varios años que tengo esa idea fija en la cabeza y en varias oportunidades me deje convencer por las negaciones de la gente “es imposible” “como vas a vivir?” “es perder el tiempo” la mayoría de la gente diría que cada día estoy mas cómodo y mejor posicionado en el sistema capitalista, pero no dejo de sentir todo lo contrario, me siento cada día mas ATRAPADO por este sistema monótono y repetitivo.
      Soy sincero cuando digo que leer sus aventuras por la 40 me cambio la cabeza y gracias a sus referencias veo que hay muchisima gente linda que piensa como nosotros y quiere vivir la vida con felicidad encontrándose a uno mismo en las cosas verdaderas como son el sol despertándote a la mañana y las estrellas arropándote a la noche. Me llena mas vivir eso que sentir una falsa seguridad en la jungla de cemento.
      En este momento comienza mi viaje interior, que espero finalice en un cambio radical a mi modo de vida.
      Les agradezco eternamente y los felicito por lograr encontrar la paz de poder realizar sus sueños y con ella la felicidad.

      Un gran Abrazo!

      responder
    • Elizabet
      16 enero, 2015

      Hola Andrés! quizás me recuerdes, soy Elizabet, estuve con mi hija Mariana en Bariloche el miércoles pasado “paseando como una reina”como me dijiste en el kayak y ocupándome sólo de sacar fotos, te conté que mis hijos habían ido al Maria Auxiliadora, te acordás quien soy? Bueno, sólo quiero felicitarlos por tan hermosa experiencia, apenas tuve un momento me puse a leer sus vivencias y realmente transmiten sensaciones increíbles porque se nota que pusieron todo para lograr que el sueño se hiciera realidad…ahora,según me comentaste, a darle para adelante con el “otro costadito” de la Argentina y no me cabe duda que va a ser una experiencia increíble también, dale a Jime mis felicitaciones por poder poner en texto un viaje maravilloso. Un beso a ambos y no dejen de cumplir sus sueños chicos!!! Elizabet Hasta pronto!!!

      responder
    • Belen
      28 agosto, 2014

      Wow! que fuerte todo lo que ponen. Me pego demasiado.

      Los felicito por el GRAN viaje que hicieron y por animarse.
      En marzo de este año hice un viaje de 1 mes por Bolivia, Peru y Ecuador y me di cuenta que viajar es lo que quiero para mi vida. Y cuando volvi (y hasta el dia de hoy) me pasan todas las cosas que cuentan en este post.
      Me estoy queriendo ir de nuevo, y confirmar que no soy la unica loca que piensa asi me da mas fuerza para tomar coraje y lanzarme a conocer el mundo.
      Gracias por compartir sus experiencias y sobretodo lo que sienten.
      Saludos!!

      responder
      • 31 agosto, 2014

        Belén, los que pensamos de esta manera somos MUCHOS, muchísimos más de los que la “gente común” cree.
        No estás sola 🙂

        Un abrazo grande!

        responder
    • 7 enero, 2014

      Chicos, súper emocionante. Siempre me resuena la idea del volver después de haber visto tanto y sentido tanto y estar tan unidos y todo es tan grande que ese después me asusta. Es alentador poder leer sobre su después. Lo que más me asusta de viajar no es el recorrido sino el final y cuando verlo. Un abrazo grande, me alegra un montón que sigan ahora con nuevos proyectos y juntos cumpliéndolos. Mari.

      responder

    Dejé tu comentario o pregunta

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

    Follow us on