SITIO EN CONSTRUCCIÓN

Si encontrás errores o tenés problemas de navegación es porque nos estamos renovando. Mientras seguimos trabajando, suscribite a nuestro newsletter para estar al tanto de todo lo nuevo que se viene.
Image Alt

Blog

Diario desde los Esteros (2): esto (ya no) es cicloturismo

Si tenés problemas para navegar el sitio es porque lo estamos renovando. Pronto todo va a volver a la normalidad.

Iberá, 9 de julio. Arena a la vista.

Todos nos dicen lo mismo: el camino para salir de los Esteros es imposible después de una semana de lluvia. «Una camioneta 4×4 con cubiertas pantaneras tardó seis horas en hacer esos 140 km». ¿No estarán exagerando un poquito?

Nuestro problema es recurrente: cuando nos dicen que un camino es complicado, más queremos hacerlo. Primero, por intriga. Segundo, porque sabemos que en bicicleta solo se necesita una ínfima huella para llegar a destino.

Compramos un mix de fideos, frutas y verduras para almuerzos, meriendas y cenas. Llenamos nuestras caramañolas y confiamos: vamos a poder. Cargamos las alforjas y salimos por la Ruta Provincial 40 hacia el cruce con la Ruta Nacional 14.

Objetivo “ideal” del día: hacer 50 km hasta puesto Pocho.   

La arena del camino está igual de húmeda que las calles del pueblo que dejamos atrás. No tenemos mayores inconvenientes durante los primeros kilómetros: la senda es divertida como chiche nuevo. Si patina la cubierta, nos reímos. Si perdemos el equilibrio y por poco nos caemos, nos reímos el doble. No nos podemos quejar: ésta es la aventura que venimos a buscar.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-21

(y ésta es una de nuestras tantas paradas técnicas para recargar energías: pan con miel)

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-1 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-2La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-14
Pasa una hora, miro el odómetro y freno mis pensamientos para sembrar una duda: ¿solo hicimos siete kilómetros?

Pedaleo más rápido para alcanzar a Andrés. “No puede ser, quizás se quedó sin pilas en algún momento y no me di cuenta”.

– “¿Cuánto marca tu velocímetro?”

– “Ocho kilómetros”

– “Oh por dios, ¿encima lo tengo un kilómetro atrasado?”

Sacamos cuentas y llegamos a la conclusión de que la meta del día es insostenible al paso que vamos.

Uno de los dos tira al aire una frase optimista: “quizás cambie el estado del camino y logramos llegar”.

Miramos el horizonte arenal cuando las gotas de lluvia empiezan a caer sobre nuestros pantalones.

Aceleramos.

Poco, pero aceleramos.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-4 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-8 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-9 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-10 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-15La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-16

La huella de arena se vuelve un huellón cada vez más profundo y la vista más que distraernos, nos aburre: la fina línea de la laguna Iberá se perdió de vista entre tanto monte.

Pasa una moto a velocidad babosa, el único vehículo que vemos transitar por este camino, y le preguntamos si hay algún paraje más adelante donde poder armar la carpa. El gesto universal de que nos falta mucho por pedalear nos descoloca.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=tNjTObSPgOw

El huellón se vuelve una palangana de agua barrosa.

Las nubes gris topo se nos vienen encima anunciando tormenta.

Vemos una estancia, me acerco a la tranquera con mi casco rosa de Power Ranger y les hago señas a unos peones que están tomando mate para que por favor nos dejen pasar.

Objetivo “real” del día: 27 km.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-17

Dormimos bajo techo adentro de un cuarto que servía como casa de pájaros (?)

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-18 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-19

Iberá, 10 de julio. Barro chocolate.

Cuando salimos de la estancia el peón nos dice: “quédense tranquilos que de acá a 10 km el terreno cambia y se vuelve tierra firme”. A los cicloviajeros datos como estos nos arruinan: generan falsas expectativas.

Objetivo “ideal” del día: hacer 60 km hasta puesto La Sirena.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-22

El primer tramo de arena mojada se siente pesado y no hay cambio liviano que nos ayude. Cuando llegamos a los 10 km, ahora es el camino el que se ríe de nosotros: barro por aquí, barro por allá.

Barro como mouse de chocolate.

Pozos de agua depresivos.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-23La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-24 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-25

Andrés tampoco pedalea: camina vencido con su carro remolque a cuestas.

Yo, tímidamente, me animo a tirar la carnada para ver si pesco un sí.

– “¿Y si nos dejamos de joder con tanta aventura y hacemos dedo?”

Sus ojos cansados me miran y su expresión es una sola: ni bien pase una camioneta le pedimos que nos levante.

Por este camino no pasa nadie.

Pedaleamos unos pocos kilómetros más y tendemos la carpa en el primer recoveco que encontramos adentro de una estancia, pero esta vez, el casco está tan lejos que no alcanzamos a pedir permiso.

Objetivo “real” del día: 39 km.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-27

Iberá, 11 de julio. ¡Sáquennos de acá!

Esto se convirtió en una película de terror de la cual no podemos salir.

Objetivo “ideal” e imposible del día: 64 km hasta una estación de servicio sobre la Ruta Nacional 14.

A nuestra izquierda y durante los próximos 10 eternos kilómetros, hay una cortina de pinos. Conclusión: el camino ya no es camino.

NO HAY CAMINO

porque el sol no pega en la ruta, porque el sol no seca la ruta, porque las huellas se entremezclan, porque las huellas son más chocolatosas que ayer…

Grito a los cuatro vientos: ¡¡QUIERO-VIAJAR-EN-KOMBI!!

– “Reíte porque no te queda otra”

– “No me puedo reír, ya esto no me divierte”

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-28 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-34

Miro para atrás para ver si la camioneta que ayer le pedí al Universo se digna a pasar, pero las posibilidades son nulas.

Las cubiertas se entierran.

El carrito remolque se ahoga.

Las zapatillas se nos hunden en el barro y pesan (tanto).

Intentamos pedalear y nos caemos.

Los pies aminoran la caída y se aplastan contra los montículos de barro arcilloso.

A lo lejos vemos que queda muy poco para que esto se termine y como si estuviésemos en una olimpiada, apuramos la pedaleada.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-29 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-30 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-31 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-32

Adivina adivinador, ¿qué parte de la bici es ésta?

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-35 La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-36

Terminan los pinos altos y comienza la tierra firme, pero aún no cantamos victoria: quedan 54 km para salir a la Ruta Nacional 14.

Cruzamos un puente y vemos que el río está extremadamente crecido. Frenamos a un costado para limpiar las bicicletas y una camioneta que nunca escuchamos venir aminora la marcha cuando nos ve.

– “¿Qué hacen acá chicos? El río está desbordado y hace unos días arrastró un auto. ¿Quieren que los acerque? Los llevo hasta Santo Tomé”.

Objetivo “real” del día: Santo Tomé, última parada en suelo correntino.

La Vida de Viaje-saliendo de los esteros-37

¡Gracias Universo, gracias Corrientes!

Somos Jime Sánchez y Andrés Calla, amantes de la aventura y la vida al aire libre. En este blog compartimos nuestro estilo de vida, relatos, fotos, info útil, consejos y muchísima inspiración.

Comments

  • Maggie
    10 enero, 2017

    Hola!!
    Quería comentarles nomás que me encanta leerlos porque puedo conectar muy fácilmente con lo que escriben. Esta nota del paso imposible por el camino embarrado en Corrientes me revivió memorias que me quedaron grabadas en el cuerpo. Yo hice varios viajes en bici, durante los veranos. El más largo (y el primero, y el que más profundo me llegó) duró un mes: largamos de Bella Vista, zona oeste de la prov de Buenos Aires, y llegamos hasta las Cataratas de Iguazú. Mientras escribo esto me emociono de solo recordar los caminos de tierra colorada de Misiones, las eternas planicies de la ruta correntina, la alegría que nos dio la pelopincho de una señora que nos recibió una tarde, después de kilómetros en una ruta arenosa y eterna en Corrientes. Gracias por hacerme revivir todo esto. Les mando un abrazo fuerte a los dos. ¡Que sigan los viajes en bici (y en kayak)!

    reply
  • Romi
    6 febrero, 2016

    Hicieron todo lo que pudieron ¡¡Son pura energía!! no dejen de viajar, y de describir las rutas. En un tiempo no muy lejano haré lo mismo. Mis saludos y que sigan disfrutando de su libertad unidos

    reply
  • OSCAR
    27 noviembre, 2015

    Hola,cuantos recuerdos de este relato.13 años atrás viaje en bicicleta de BS AS hasta Misiones y recorrí muchos de estos lugares.Que recuerdos reviví.Para salir de Pelegrini yo le escuche el consejo del encargado del camping y busque una camioneta que me sacara del pueblo,no estaba equivocado.Sigo leyendo y recordando.BUEN PEDAL

    reply
  • Daniela
    10 noviembre, 2015

    Es Muy copado lo que hacen!!!! Soy Prof. de Ed. Fisica y jugadora de futbol..en este momento no puedo.. pero apenas deje de jugar..sin dudas agarro la bici!!!!! Son geniosss!!!

    reply
  • German
    23 septiembre, 2015

    muy lindo relato! ¿puede ser que entrando por Mburucuyá esté mucho mejor el camino? ¿escucharon alguna referencia de eso por la zona?
    abrazo y felicitaciones por este blog maravilloso

    reply
  • sergio rios
    13 agosto, 2015

    Hola lindoooooos, aca estoy poniendome un poco al dia de sus aventuras, ja ja ja vengo un poco atrasado como veran pero divirtiendome con sus locuras. Sigan adelante, siempre con mucha fuerza y buena onda……LOS QUEREMOS MUCHO !!!!!

    reply
  • Sole
    9 agosto, 2015

    Son unas 4×4 humanas…Prueba física y mental, sobre tod, superada !!!!!
    COn tus palabras Jime y las fotos de Andrés nos hacen viajar con ustedes… infinitas GRACIAS!!!

    reply
  • Yani Castro
    6 agosto, 2015

    No me canso de decirlo… Ustedes SON GROSOSS!! Abrazos!

    reply
  • Luciana
    5 agosto, 2015

    Jaja es un desastre ese camino mi marido pobre lo hace todos los dias y sufro por el.. un dia fuimos al campo de una amiga a 30km de pellegrini y se largo la lluvia yo de 8,5 meses de embarazo! Casi 9 pense q lo iba a tener ahi tengo videos de ese dia de lo q nos costo salir!! No hay camioneta 4×4 q resista, siempre hay q tener a mano el telefono de un tractorista de un campo cercano jaja (cuando hay senal de telefono ) igual si se animan a volver podemos llevarlos a conocer lugares hermosos! Contactense por mail besos y exitos en sus viajes!!

    reply
  • Hipster
    3 agosto, 2015

    Cuantan las historías de manera magnifica, parece comos si fuera yo el que pedalea.. ¡Felicidades por el blog y la aventura!

    reply
  • daniel
    3 agosto, 2015

    Increible, horizontes infinitos que te encierran y parece afixiar en barro humedad y agua.!!! Se nota el cansancio a la excelente escritora se le acabaron los poeticos y hermosos relatos. lo que trasmite lo duro del lugar.
    chicos impecable entrega como nos tienen acostumbrado.

    reply
  • Dante
    1 agosto, 2015

    Muy buena historia!
    Me pasaron cosas muy parecidas en bike. Con todas las zapas con barro no podia ni mover la bici ni mis pies!

    Por esteros anduve de Mochilero y a pie… Pare en Campamento de Policia Caminera y resulta que el cana era un flaco que laburo en un restaurant cerca de mi casa, x Devoto. Increible la vida como nos encuentra…

    Exitos, que en cada paso ya estan!

    reply
  • Eduardo Aleman
    30 julio, 2015

    Hola chicos, impresionante la aventura por el Iberá, pero quédense tranquilos, si pedalear en la arena mojada es difícil, no saben lo que es la tierra colorada … , gracias al «Universo» parece que les van a tocar días soleados por Misiones.
    No se olviden de avisar cuando pasen por Wanda, podemos hacer algún paseito juntos y conocer algunos lugares al margen de la ruta a Iguazú. Los esperamos !!.

    reply
  • Alex Ferrero
    30 julio, 2015

    Que ganas de tirar las bicis a un costado y que venga un helicoptero!! jaja. Siempre que llovió, paró. Lo importante es que la aventura sigue en marcha. saludos!

    reply
  • Estela y Edgardo
    30 julio, 2015

    Como dice Alex «siempre que llovió, paró». Pero con esta humedad ¡cómo tarda en secar!
    Nosotros nos devoramos todos los comentarios y ustedes unos héroes !!!
    Buen viaje !!!

    reply
  • Diego
    30 julio, 2015

    Vamos muchachos, con huevoooo!!!

    reply
  • NESTOR EL DOC
    29 julio, 2015

    que increible aventura , que hermoso relato , de aca se ve divertido!
    Abrazo de gol sobre la hora en cancha embarrada jajajaj!

    reply
  • popi y fede y vicente
    29 julio, 2015

    Chicos!!!!! Como me gusta leerlos!!!! me mato de risa, puteo con ustedes, me agoto de solo leerlos. jajajja Sos una GENIA escribiendo Jime… y las fotos son espectaculares!!!!!

    reply
  • Jóse
    29 julio, 2015

    Loco, son lo más! La última foto con la sonrisa de oreja a oreja y el epígrafe «¡Gracias Universo, gracias Corrientes!» es hermosa!

    reply
  • Bernardo Coronel
    29 julio, 2015

    Chicos que buena salida! un poco dura,ja! pero bue es una aventura mas. Me gustaron las fotos y ya disfrutare los videos. Gracias por compartirlo mientras estamos aca sin viajar,jajajaa!! Pásenla muy bien y disfruten. Un abrazo!!

    reply
  • 29 julio, 2015

    Muy buena la aventura, difícil pero, creo que valió la pena. la verdad les digo que ami, después de haber pasado por tanto, ya no me subo a una camioneta, ya termino en la bici. el orgullo me mata. jajjaaa..abrazos, desde Colombia.

    reply
  • Paola
    29 julio, 2015

    Finalizaron y se llenaron de fortaleza, lo más importante es todos los bellos y lodosos recuerdos que les quedan, largo camino y mucho por vivir 😀

    reply
  • 29 julio, 2015

    Pahhh muchachos, que locura este camino!!! Como nos dijeran una vez en la carretera: un buen ciclista sabe la hora cierta de hacer un ride!! Excelente relato y fotos!! Abrazo desde el sur de Brasil

    reply
  • 29 julio, 2015

    ¡Me entró la desesperación junto a uds…!

    reply
  • WalterC
    29 julio, 2015

    Que grandes!! Esta mañana desayunando muy cómodamente en casa, abro mi net y busco el acceso directo de «La Vida de Viaje» y ahí están, decidieron aparecer. hace días que esperaba saber de ustedes, y veo que se han estado divirtiendo de lo lindo. Que envidia, aunque si le digo a Gime me tira con algo por la cabeza… jajaja.
    A veces las cosas se ponen difíciles y es ahí donde se ejercita nuestra paciencia y nuestra fe.
    Yo preparándome para salir mañana a hacer unos kilómetros con la «bici» que estoy armando. Objetivo Ideal: seria hacer unos 60 kilómetros por caminos rurales. Espero poder cumplirlos y que la maquina se porte.
    Un gran abrazo chicos!
    FUERZAS..
    VAMOS QUE SE PUEDE…

    reply
  • Pablo
    29 julio, 2015

    Muy bueno, que odisea!! los sigo desde Uruguay, me encanta el blog, las fotos y las crónicas que escriben. Saludos

    reply
  • 29 julio, 2015

    Ahh!! pero al final se subieron a una chata… qué desilusión mis héroes!!! ja ja ja ja ja ja ja ja Che, el camino está así desde Carlos Pellegrini hacia el sur o hacia el norte porque hay como 3 caminos según veo en el mapa: Estoy planeando ir para allá de nuevo un día de ésos, éso si, en la RANGER 🙂 Excelentes como siempre la fotos y el video. Beso y abrazos

    reply
  • marits
    29 julio, 2015

    AH CHICOS QUE ODISEA ESTE CAMINO, COMO SUFRÍ POR LOS DOS. ES INCREÍBLE CHICOS, LOS ADMIRO QUE FORTALECE, Y HUBIERA MANDADO TODO A LA MIERDA. ADMIRABLE JIME Y ANDREW….. OTRA QUE LA RUTA 40 DEL SUR??????NO????????, BESITOS

    reply

Post a Comment

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on