Image Alt

Blog

  /  Diarios de bicicleta   /  Centro y Litoral de Argentina en bicicleta   /  Crónica de un Litoral desconocido

Crónica de un Litoral desconocido

Pedaleamos por la Ruta 14 rumbo al norte de Entre Ríos. Pedaleamos por un camino de asfalto limpio y banquina ancha intermitente: por momentos a favor del tráfico, por momentos en contra. Hay despertadores tediosos que debemos esquivar y los camiones y autos se vuelven figuritas repetidas. Agachamos la cabeza y sumamos kilómetros: no hay mucho para ver ni para contar hasta que el reloj marca las cinco de la tarde.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-2

“En una hora el cielo se apaga”, pero al costado del camino no se puede dormir: hay pastizales, espinillos y pastos altos. Frenamos en una fábrica de jugos y preguntamos si podemos armar la carpa debajo de unos árboles pero nadie logra comunicarse con la dueña. Frenamos en una estación de servicio pero nos dicen que hay yararás. Frenamos en una despensa y M nos dice que sí: tendemos nuestra casa al lado de la suya. Le contamos del viaje y nos regala un salamín, mientras su marido nos muestra fotos de sus cinco hijos y sus cinco nietos. El pasto amanece escarchado y nos invitan a desayunar al comedor. En la mesa hay café con leche, alfajores y una jaula con un loro mascota que nos habla. R riéndose nos dice: “vuelvan en algún momento que las puertas de esta casa están abiertas para ustedes, pero vuelvan en auto… ¡dejensé de jodé con la bicicleta!“.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-1

Salimos con guantes y viento en contra hacia Chajarí. Nos cruzamos con los Antípodas, una pareja brasileña que está viajando en bici por Sudamérica. Paramos dos días en la casa de A y S: ellos reciben viajeros para revivir su aventura de dos años en kombi. Nos reencontramos con nuestra amiga G después de unos largos meses y la abrazamos fuerte porque no sabemos cuándo nos vamos a volver a ver. Retomamos los caminos enripiados y se larga a llover. Frenamos y una chica se acerca. “¿Ustedes son los que venden sillas?”. La miramos, nos mira, los tres miramos las bicis y se va. Avanzamos unos kilómetros y pasamos por una escuela: quince gurises salen del aula y nos empiezan a correr.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-3La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-4

Hora de almuerzo rutero: choclo, arvejas, queso y libritos de hojaldre que nos regalaron en Chajarí. Nos vamos porque empieza a llover otra vez.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-5

Nos convertimos en balizas con nuestras capas de lluvia: ahora sí que parecemos de otro planeta. A veces nos preguntamos qué pensarán los paisanos cuando nos ven pasar por esos caminos intransitables, en bicicleta y con tanto bolso colgando. Algunos creen que viajamos en moto, otros no saben si saludarnos o no. Hasta los animales no saben cómo reaccionar: o esconden su cola entre las patas o nos ladran con rabia. Salto de un pensamiento a otro: “quiero frenar”, “qué lindos pájaros” “estoy aburrida de tanta arena” “todavía no probé las naranjas de Entre Ríos”. Frena un camión repleto de cítricos y nos regala seis. Pisamos San Jaime y prendemos el celular para ver el mapa que dibujó Andrés donde nos indica cómo llegar a la estancia de sus amigos: nos están esperando con tortas fritas y mate.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-7

Nuestras piernas gritan pido y charlamos con S sobre el viaje y el campo. R mientras tanto nos prepara un guiso. Reímos con F y sus chistes: “San Jaime es un pueblo de primera… ¡porque en cuanto pusiste segunda ya te fuiste!”. Dormimos en la galería y al otro día damos una vuelta por el campo.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-8

Hay cachorros curiosos y dormilones.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-9

Hay vacas recién ordeñadas y hay gallos y gallinas corriendo de un lado al otro.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-10

Salimos otra vez a andar. Nos llaman la atención los nombres de las estancias. “Libertad”, “Don Antonio”, “Los lirios”, “El buen pastor”. Hace mucho frío: lo sentimos en los huesos. Frenamos en una tranquera sin bautismo.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-13La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-15

A nos vuelve a mandar otro mensaje: “en San José de Feliciano pueden descansar en el polideportivo”. Cuando llegamos hay veinte camas cucheta con colchones y duchas con agua bien caliente. Nos quedamos dos días: el ripio agotó nuestras piernas y nuestra mente. Tocamos el ukelele, escribimos en nuestro diario, vemos una película, leemos. Amanece con niebla y desayunamos fuerte: avena, nueces y chocolate rayado.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-16La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-17

Pasamos de un paisaje con vegetación enana

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-18

y candados fotogénicos

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-19

a un cambio de provincia un tanto abrupto: Corrientes se presenta con árboles de verdes vivos, largas subidas y huellas abandonadas.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-23

Este es el Litoral del centro: un Litoral sin grandes ríos, pero con arroyos y bañados.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-24

con rutas secundarias perdidas

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-26

con carteles que casi no se leen

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-25

con puestos policiales atados con alambre que se mantienen en pie por las donaciones de su gente: la gente del campo.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-27

Gente que camina con bidones vacíos para cargar agua, que te pregunta si estás pedaleando para cumplir una promesa, que se acerca con una bolsa de regalos porque “si están por acá es para que yo los ayude”.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-28

Gente que va y viene una y otra vez. Gente con espíritu humilde.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-29

Es sábado y llegamos a Perugorría un 28 de junio, día del santo patrono San Pedro. La plaza está vestida de fiesta: hay juegos inflables para chicos, hay choques culturales (paella y feijoada para todo el pueblo), hay gaseosas y vino libre, hay artistas pintando cuadros y otros tantos haciendo esculturas con chatarra. S, el Director de Deportes, nos acompaña al centro comunitario para que podamos pasar la noche. Cuando entramos lo vemos desbordado: en cada sala que visitamos hay hombres durmiendo en el piso y en camas cucheta. Los únicos lugares disponibles son dos: o nos acomodamos en la sala de odontología o descansamos en la oficina de la directora. Es más fácil mover un escritorio que un sillón de dentista.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-31

El pueblo quiere que nos quedemos pero el lunes pronostican tormenta. Nos vamos: las nubes avanzan rápido. Antes de llegar a Loza vemos una culebra que desde los colores imita ser una yarará para ganarse el respeto de todos. Frenamos en la comisaría y nos dan la habitación de los oficiales. A las cinco de la mañana caen miles de gotas sobre el techo de chapa.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-32

A pesar del mal clima, salimos. Y llegamos a Mercedes. Y en Mercedes, la casa de piedra. Y en casa de piedra, hogar y pausa.

La Vida de Viaje-de Entre Ríos a Corrientes-33

Somos Jime Sánchez y Andrés Calla, amantes de la aventura y la vida al aire libre. En este refugio digital compartimos nuestro estilo de vida, relatos, fotos, info útil, consejos y muchísima inspiración.

Comentarios

  • Graciela
    9 julio, 2020

    Chicos! Qué buen blog. Muy buenas fotos. Les dejo mi abrazo viajero. Me sirven los datos. De viajera a viajeros! Tengo una fan page en Facebook que se llama justamente Viajera, como mi primer libro. Abrazos desde Tandil.

    responder
  • Mariana
    16 octubre, 2015

    Soy de Corrientes, pero vivo en Rosario. El “cambio de paisaje abrupto” lo vivo dos veces al año (los estudios, la distancia, y lo caro que esta el pasaje hacen que asi sea) leer su crónica hizo que mis ojos se llenen de agua. Es un agua feliz, mezcla de extrañar y de orgullo, agua que Jime despierta con sus frases simples “gente con espiritu humilde” y Andres retrata con tanta facilidad y hermosura. Son genios, me encanta lo que hacen. Mi compañero y yo – desde la gran ciudad – tambien militamos por el uso de las dos ruedas, y nos sentimos felices de conocer dos locos hermosos, que viven su sueño. Ojala algun día nos cruzemos en alguna ruta. Los abrazamos fuerte 😀

    responder
  • Brandon
    23 septiembre, 2015

    Hola, ya pasaron por la provincia de Santa Fe??

    responder
  • 28 agosto, 2015

    Excelente blog !! Muy buenas histórias. Éxitos !!

    responder
  • sergio rios
    13 agosto, 2015

    que increible la solaridad de la gente, como siempre el que menos tiene es”el que mas da “

    responder
  • 3 julio, 2015

    Que lindo volverlos a leer por la ruta y que nos cuenten sobre esos caminos hermoso de nuestra Argentina. Ya me dan ganas de que nazca Gaia y empezar a recorrerlos de a 3.
    Abrazos.

    responder
  • MARITA
    3 julio, 2015

    Que lindo este relato hijita mía, me asuste con las yarará, no me contaste nada.Hermosa gente que se han encontrado en el camino. Sigan disfrutando y haciendo participe a todos de esa Vida de viaje por el litoral. Un beso grandote

    responder
  • felix
    3 julio, 2015

    son imparables amigos!! que bueno!! y que gente copada se encuentran…como siempre digo, la gente humilde es la de màs grande corazòn.Un abrazo y que sigan piola piola disfrutandooo.

    responder
  • Rodri Fracalossi
    3 julio, 2015

    Los esperamos por los esteros del Ibera chicos!!!

    responder
    • Rodri Fracalossi
      3 julio, 2015

      Yo vivo en CC Pellegrini, si vienen para estos pagos, pasen por mi rancho

      responder
  • Alex Ferrero
    3 julio, 2015

    Que buenas fotos!!

    Me vuelvo loco cada vez que entro a un post de La Vida De Viaje. Que linda experiencia que estan teniendo, lo voy a hacer dentro de un tiempo, sea en una bici o solo con la mochila pero quiero peregrinar por los pueblitos de Argentina.

    responder
  • darwin
    3 julio, 2015

    Muy lindo lo que cuentan me hace volver a mi infancia cuando caminaba en caminos interminables de piedra y tierra y nubes con sol .donde veia el horizonte y los cerros con sus chircas que buenos momentos de la infancia.hoy vivo en b.s y ni veo el sol casi trabajo 9 horas xdia llego de noche pero bue un abrazo grande!!!

    responder
  • ignacio
    2 julio, 2015

    que placer leerlos! gracias por ayudarnos a muchos a conocer nuevos lugares y animarnos a salir!

    responder
  • Carla
    2 julio, 2015

    Hermoso lo que escribieron! Gracias!!!

    responder
  • Daniel
    2 julio, 2015

    Hola chicos!!! que bueno es descubrir que aun los gestos nobles en las personas existan, que la solidaridad esta al mergen del camino que recorren a diario.
    Quedo a la espera del próximo relato, porque ya son parte de mi, son parte de lo que serán mis recuerdos, como el programa de radio que me acompaña toda la mañana en la oficina.
    Buenas brisas….abrazos.

    responder
  • 1 julio, 2015

    Que lindo viaje acabo de hacer, calentito, sin mojarme y sin pedalear. Me encanta che!! La cara de la gente vieron? No es gente de espíritu humilde, es gente humilde de espíritu humano. Cómo puede ser que la gente de ciudad se apartó tanto de las raíces? Si además casi todos venimos del campo. Cuántas generaciones? 2, 3, 4? En mi caso sólo una, conozco muchos caminos similares, tengo aún primos que viven en pueblos de PRIMERA como ésos y los paisajes que muestran me ponen nostálgico de años pasados. Dios quiera que salga adelante de nuevo de mis piernas, no prometo andar mucho en bici, mi record es 10 km ja jaja ja pero tal vez en algún otro vehículo sin techo de ésos que te hacen parte del paisaje, como la “G” que tanto admiro y que uds se encontraron: Why Not? Dicen que el trabajo es salud y yo digo que viajar ensancha o prolonga la vida. Ahora entiendo porque ando pal diablo, SINO HAGO NADA; ni trabajo ni viajo ja ja ja ja, sólo estoy ocupando espacio y el barba quiere que le de charlas sobre blogs de viajes ja ja ja ja ja ja. Los quiero, se me cuidan y vayan pensando en alguna vestimenta menos extra terrestre para andar por ésos pagos, No es el tour de francia jajaja ja ja ja. Abrazos

    responder
  • 1 julio, 2015

    De nuevo atado a una gran ciudad, por lo grande y caótica, que es Cali, Colombia. Atado a ella por un compromiso social familiar pero, liberándome con las lecturas de viajes y bici aventuras. Esto puede ser parte de la preparación psicológica emocional que estoy haciendo para en unos pocos meses emprender mi ciclo aventura propia y disfrutar en carne propia esas dulces aventuras que ustedes narran aquí. Abrazo y fuerza para que sigan pedaleando la vida en viaje.

    responder
  • Horacio Antonio Alasino
    1 julio, 2015

    Tengo alguna ventaja por ser entrerriano. Leo el artículo pensando en una descripción mas o menos detallada de los pagos por los que tanto anduve y tanto conozco, para recrear la memoria, pero me pasa algo raro. El relato enciende emociones que están terriblemente vigentes dentro mio. Y me quedo pensando. Las anécdotas son como un combo: paisaje (infaltable) afectos, gestos inolvidables, gentes, animales, alguna situación difícil y otras no tanto y un cielo siempre abierto que todavía no encuentro el final. Gracias gurises por recordarme que estoy vivo.

    responder

Dejá tu comentario o pregunta

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on