la-vida-de-viaje-bikerafting-río-santa cruz-1-el-encuentro
bikerafting rio santa cruz volver al agua
la-vida-de-viaje-bikerafting-río-santa cruz-1-el-encuentro
la-vida-de-viaje-bikerafting-río-santa cruz-1-el-encuentro
la vida de viaje - bikerafting - río santa cruz -
Río Santa Cruz Bikerafting Bikepacking
Río Santa Cruz Bikerafting Bikepacking
Crónicas

Bikerafting río Santa Cruz (2018)

Javier, Andrés y Sol recorren los 385 kilómetros del río Santa Cruz, uno de los últimos ríos de origen glaciar que baja libre desde la cordillera hasta el mar y que se encuentra amenazado por la construcción de dos mega represas. Esta travesía de bikerafting de 12 días los llevará a descubrir la historia de una de las geografías más salvajes de América del Sur.

  • Viernes 1º de junio del año 2018 y casi que el agua para el mate está lista. Tan solo pasaron dieciséis minutos desde que el reloj de la cocina decía que eran las seis de la tarde pero ya es de noche en Buenos Aires. Me cuesta un montón sentarme a escribir y el escritorio se me hace cada vez más grande y pesado. Sé que todo está en la cabeza dando vueltas y solo

  • Día 1 “Hoy tratemos de acostarnos temprano así mañana estamos con pilas y frescos para salir”. Son casi las tres de la mañana y esa frase se vuelve a escuchar con un tono irónico que despierta risas. ¿Cómo puede ser que siempre pase lo mismo? Desde hace meses venimos planificando esta travesía por el Santa Cruz, llegamos al punto de partida con tiempo para ir tachando la lista de pendientes y siempre terminamos sacando cuentas de

  • Día 2 En el río Santa Cruz las mañanas son transformadoras. Pasamos del sueño a la vigilia y del calor de la bolsa de dormir al frío que se siente en las manos y en los cachetes. Se respira aire fresco, silencio. Dormimos bien, bajo techo y al reparo del viento; una excelente manera de empezar el día y más cuando no tenés ni idea de a dónde ni de qué manera vas a volver a

  • Así como nos pasamos el mate de mano en mano, así pasan los últimos minutos de luz. Nuestras pupilas se van dilatando al ritmo de la oscuridad y de a poco la noche va diciendo presente. Ya tenemos las linternas a mano y uso una para ir a buscar unas galletitas hasta los petates donde guardamos parte de la comida. Camino con la vista puesta en el suelo. En el piso del viejo galpón de esquila

  • Llegamos a la estancia de noche como completos desconocidos, pero al minuto siguiente ya tenemos un mate caliente entre las manos para olvidarnos del frío. Dormimos hasta el mediodía y al levantarnos nos quedamos en las bolsas de dormir charlando sobre el día que pasó que ya se convirtió en una anécdota. Ahora nos toca descansar. Descansar para recuperar energías y decidir cómo van a ser los próximos días. Sentirnos para ver cómo seguimos. Día 6 Después

Fotos

Fotos

Película

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on

¿Te gusta lo que hacemos?  Sumate a la Comunidad de LVDV