SITIO EN CONSTRUCCIÓN

Si encontrás errores o tenés problemas de navegación es porque nos estamos renovando. Mientras seguimos trabajando, suscribite a nuestro newsletter para estar al tanto de todo lo nuevo que se viene.

    Image Alt

    Blog

    PRIMERA BICI, PRIMEROS PASOS

    Si tenés problemas para navegar el sitio es porque lo estamos renovando. Pronto todo va a volver a la normalidad.

    Ya sea para un futuro viaje en bici o para un uso cotidiano en la ciudad, en esta nueva sección y junto a Venzo Argentina, vamos a ir publicando consejos y aspectos a tener en cuenta sobre el mundo de la bicicleta. En este primer artículo vamos a empezar por los puntos básicos a la hora de elegir una bici y qué es lo que debemos saber para dar los primeros pasos, o mejor dicho, las primeras vueltas de pedal. 


    Como si fuera un libro de “Elije tu propio aventura” podés darle play al video y después leer el artículo donde vamos a ir ampliando los diferentes puntos, o bien, podés leer primero la nota y al final ver el video para repasar y terminar de redondear los diferentes conceptos. Ambos caminos nos llevan al mismo lugar así que empecemos. 



    Capítulo 1: seteo y mantenimiento

    1. TALLE

    Nuestra altura va a determinar el talle de bici que necesitamos. Una medida que suele tenerse en cuenta es la distancia que hay entre la entrepierna y el piso. El tipo de bici también influye, pero por ahora vamos a focalizarnos en las mountain bike que son las más tradicionales.

    Según el talle cambia la geometría del cuadro y eso quiere decir que cambia, por ejemplo, la distancia entre el asiento, el manubrio y los pedales. Esta distancia no solo influye en la comodidad, sino también en la maniobrabilidad y en el rendimiento que vamos a tener sobre la bici.

    Fuente del gráfico: Ciclismo Zonal

    Según el talle cambia la geometría del cuadro y eso quiere decir que cambia, por ejemplo, la distancia entre el asiento, el manubrio y los pedales. Esta distancia no solo influye en la comodidad, sino también en la maniobrabilidad y en el rendimiento que vamos a tener sobre la bici.
    En ningún caso el cuadro debería tocarnos la entrepierna cuando nos bajamos del asiento y ponemos ambos pies en el suelo. Si esto llegara a pasar es un indicio de que no estamos usando el talle correcto. Además, puede resultar peligroso a la hora de bajarnos o de subirnos a la bicicleta (y creo que ni hace falta mencionar que la entrepierna es una zona demasiado sensible como para andar golpeándose con un caño, ¿no?).

    2. CAMBIOS

    Primero empecemos por aprender de una manera simple qué son los cambios y cómo funcionan para luego sí ver como darles un uso correcto.

    Según la cantidad de velocidades que tenga la bicicleta se va a contar con más o menos platos o piñones. Los platos son los que están junto a los pedales y los piñones los que están en la rueda trasera. La relación entre su cantidad y sus tamaños va a estar determinada por el tipo de bicicleta que se quiera armar pensando en su uso y necesidades. Si lo que se busca es velocidad los platos van a ser grandes y los piñones chicos. Y lo contrario pasa cuando se necesitan cambios livianos de “fuerza” (es decir, los que se usan para subir pendientes) donde los platos son chicos y los piñones grandes. 


    Por ahí decís: “ok, pero yo quiero una bicicleta como para salir a pedalear un rato nada más, ¿cómo sé con qué cambios la necesito?” Tranqui, la mayoría de las bicicletas estándar se arman con una relación intermedia para satisfacer las necesidades más típicas de pedaleo. Lo único que tenés que hacer a la hora de comprar una bici es contarle cuál es tu idea de uso al bicicletero y seguro él sepa recomendarte el mejor modelo y con qué cambios.

    Volviendo al tema de cómo funcionan y su correcto uso: tanto los piñones como los platos los manejamos desde los “shifters” (cambiadores) que tenemos en el manubrio. Con la mano derecha vamos a controlar los piñones y con la mano izquierda los platos. Los shifters tienen dos palancas, una funciona para hacer subir la cadena y la otra para hacerla bajar.

    Ahora se vienen los números así que paciencia si esta parte se hace más difícil de entender. Suponiendo que tenemos una bicicleta de 27 velocidades, vamos a tener 3 platos y 9 piñones (sí: 3 x 9 = 27) y acá es donde es importante recordar siempre NO CRUZAR LA CADENA. Eso significa que cuando más paralela suba y baje la cadena entre los platos y piñones, mejor va a ser su uso, más óptimo el rendimiento a la hora de pedalear y menor el desgaste de los componentes. Para ayudarnos con este tema hasta que nos acostumbremos y lo automaticemos, la mayoría de los shifters cuentan con números que nos pueden servir de guía: el plato 1 va con los piñones 1, 2, 3 y 4, el plato 2 con los piñones 4, 5, 6 y 7 y el plato 3 con los piñones 7, 8 y 9. Dicho de otra manera: los platos chicos van con los piñones grandes, los platos grandes con los piñones chicos… y bueno, los del medio con los del medio. Por suerte tenemos el video en donde lo van a entender mucho mejor si quedaron dudas.

    3. CUBIERTAS

    Las cubiertas son el punto de contacto entre nosotros y el suelo, lo cual hace a este tópico un tema a tener muy en cuenta. Existen diferentes modelos y lo ideal es elegirlas según cual sea nuestra necesidad. Si vamos a usar la bicicleta para movernos principalmente por asfalto, lo ideal es elegir cubiertas lo más lisas posibles. En el caso opuesto, si la idea es andar por terrenos sueltos o blandos como ripio, tierra y barro, ahí la mejor opción son las cubiertas con tacos más grandes. Luego tenemos las cubiertas intermedias para todo tipo de uso que son las que van a encontrar en la mayorías de las bicicletas del mercado. Lo ideal es empezar con estas y con el tiempo y el uso que le vayamos dando, detectar cuáles son nuestras necesidades y también gustos, ya que no solo cambian los dibujos sino también sus anchos y durezas, pero bueno, eso ya seguro lo vamos a ver más adelante en un próximo artículo.

    Un detalle no menor que hay que tener muy en cuenta es el correcto inflado porque si no podemos cometer el error de usarlas o muy desinfladas o pasarnos de presión. Como pasa con todos los extremos ninguno es bueno y lo ideal es mantenernos dentro de los valores que indican los fabricantes. Estos valores los vamos a encontrar al costado de las cubiertas y suelen estar en la medida PSI (del inglés “Pounds-force per Square Inch” que traducido es “libra por pulgada cuadrada”). Es bueno tener en casa un buen inflador con manómetro (o el relojito que nos indica la presión) e ir controlando cada tanto que las cubiertas estén bien infladas. Con esto no solo vamos a hacer un correcto uso estirando su vida útil y desgaste, sino que además vamos a lograr un mayor confort a la hora de pedalear y un mejor rendimiento. No hay nada más cansador que pedalear con las ruedas desinfladas o más molesto que ir con las ruedas demasiado duras donde toda imperfección en el suelo se siente desde las muñecas hasta los dientes.

    4. LAVADO Y LUBRICANTES

    El mantenimiento preventivo es la mejor forma de cuidar la bicicleta y también nuestra economía, ya que de esta manera vamos a evitar desgastes innecesarios y prolongar la vida útil de los componentes más expuestos. El lavado y su posterior lubricación es clave en este punto. Algunas bicicleterías ofrecen este servicio, pero es una tarea que siempre está bueno hacerla en casa, es una linda manera de establecer un vínculo afectivo de cuidados y mimos con nuestras bicicletas.

    Para este lavado y mantenimiento podemos recurrir a productos específicos. Primero hay que desengrasar bien la transmisión ya que el exceso de grasa y la mugre que se va acumulando hace que los componentes se desgasten más rápido. Y luego una vez que la bici está completamente limpia hay que volver a lubricar la cadena y para esto lo ideal es colocarle el aceite más acorde a las condiciones climáticas y del suelo en los que solemos movernos.

    5. SEGURIDAD

    Casco, siempre casco. Al principio puede resultarnos un poco incómodo, pero es más un tema de costumbre que otra cosa. Si elegimos un buen casco no solo vamos a cuidarnos, también va a ser más confortable hasta el punto de olvidarnos que lo tenemos puesto y puede llegar a pasar que entremos a hacer las compras al supermercado con el casco puesto (esto no es un recurso literario para ejemplificar su comodidad, me pasó de verdad en más de una ocasión… y ojo que no está para nada mal eh, uno nunca sabe cuando se puede caer un producto del estante más alto de la góndola, te la regalo cabecear un kilo de arroz (de esos que vienen en cajita) en plena caída libre).Volviendo al tema de la seguridad, es tan importante el casco como saber usarlo y colocarlo correctamente. Para esto nada mejor que ver en el video cómo de una manera muy simple podemos realizar los ajustes necesarios para una correcta posición y uso.

    Otro tema importante son las luces. Luces para ver y luces para que nos vean. Además de la recomendación de, en lo posible, utilizar ropa de colores claros o que llamen la atención, siempre está bueno contar con luces que no solo nos permitan ver hacia adelante con mayor claridad sino también, y hasta diría que es la parte más importante, luces que sean una buena referencia para el resto del tráfico que comparte con nosotros el espacio urbano. Hoy en día la tecnologia LED hace que estas luces sean muy eficientes tanto en su capacidad lumínica como en su consumo de energía, ya sean a pila o a baterías internas recargables via USB. Otro complemento son los reflectivos. En este link pueden encontrar los stickers de MFPF que se pueden poner en diferentes partes de la bici, en el casco, en la mochila o en donde quieras.  Y así como hay duetos inseparables como el fernet con coca, las milanesas con papas fritas o la pizza con cerveza, con las luces pasa lo mismo: siempre va la roja atrás y la blanca adelante. Nada de andar haciendo economía comprando una sola cuando se trata de seguridad vial.

    6. ALTURA DEL ASIENTO

    Queridos y queridas ciclistas, les pido por favor desde lo más profundo de mi corazón, que presten atención a este punto ya que no hay nada que me haga doler más los ojos que una persona pedaleando por la calle con el asiento o sumamente bajo o sumamente alto (nota: miento: ver ruedas desinfladas o cambios mal usados también, pero quiero creer que estos puntos ya quedaron bien claros más arriba y que los van a tener en cuenta. Salvo que les guste pasarla mal y sufrir al pedo a la hora de pedalear, qué se yo… sobre gustos…).

    Altura del asiento. Por el bien de sus rodillas, tendones, músculos y todas esas cosas que forman lo que conocemos como articulaciones es importante que usen el asiento en su altura correcta. Hay varias recomendaciones y formas de saber cuál es la altura indicada, pero como pasa en estos casos, lo mejor es ver los ejemplos de cómo hacerlo antes que tratar de describirlos, así que a darle play al video y tomar nota.

    Para ver más videos como este, suscribite al canal de Venzo Argentina

    ¿Dudas? ¿Preguntas? Dejen un comentario y seguimos la charla

    Fotociclista. Culo inquieto de nacimiento e inconformista crónico por elección. Intentando ser libre desde el 2012 (y en eso estamos). ¿Feliz? Creo que a veces.

    Dejé tu comentario o pregunta

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

    Follow us on