SITIO EN CONSTRUCCIÓN

Si encontrás errores o tenés problemas de navegación es porque nos estamos renovando. Mientras seguimos trabajando, suscribite a nuestro newsletter para estar al tanto de todo lo nuevo que se viene.

    Image Alt

    Blog

    La Vida de Viaje - 10 grandes momentos de la Ruta 40

    10 grandes momentos en la 40 (todo siempre estuvo ahí)

    Si tenés problemas para navegar el sitio es porque lo estamos renovando. Pronto todo va a volver a la normalidad.

    1. Habitación n°40

    La ruta siempre estuvo ahí y ese día nos regaló una noche de luna llena. El mapa indicaba que después de 75 kilómetros una estancia podía llegar a abrirnos sus puertas, pero un candado en la tranquera nos invitó a pasar la noche en la 40. Como si ese lugar nos estuviese esperando, la tarde nos devolvió una postal de color sepia en la que nuestra carpa se camuflaba.

    La Vida de Viaje - 10 grandes momentos de la Ruta 40

    2. ¡Un vaso de agua por favor!

    Y un día nos quedó sólo una caramañola llena de agua. Después de un día de sol y de calor (y confiados de que esa estancia “cerrada” nos iba a proveer del preciado líquido) tuvimos siete litros de agua menos y nada más que uno a favor. Nos alejamos de la 40 cuatro kilómetros para pedir agua en una estancia pero no tuvimos suerte: aprendimos a no desviarnos más si a lo lejos no vemos algún indicio de vida humana que nos pueda ayudar.

    Con el viento en contra, la bicicleta a no más de 7km/h y unas gotas de lluvia cayendo, nuestra gran salvadora fue una máquina niveladora que se acercó y nos preguntó si necesitábamos algo. Terminó regalándonos dos botellas de agua y nos llenó la caramañola que viajó vacía. Esa máquina siempre estuvo ahí y ese día gracias a ella, brindamos en la ruta.

    3. La cena está servida

    Cansancio. Mucho viento. Leña al fuego. Cordero a la estaca desde las seis de la tarde. Estancia La Carlota. Parada obligada. Entramos sólo para descansar un rato y nos dicen “pasen que la cena está servida” y en lugar de encarar para la cocina, vamos al fondo de la estancia donde vemos un fuego encendido. Los peones siempre estuvieron ahí y la cena iba a ser una más como tantas otras, pero dos biciviajeros se sumaron a la mesa. Fue un verdadero manjar patagónico.
    La Vida de Viaje - 10 grandes momentos de la Ruta 40

    4. Tormenta de viento (a la enésima potencia)

    No poder avanzar por culpa del viento es algo recurrente en la Patagonia. Nos topamos con una subida bastante empinada e imposible de caminar por las ráfagas en contra y nos rendimos. Tres hombres en una camioneta vieron nuestras caras de resignación y frenaron. Esa camioneta hace el mismo recorrido todos los días y ese día nos cruzamos. Nos dejaron en un refugio muy pequeño en la entrada de una estancia donde ellos trabajan. Dentro del refugio nadie nos veía, pero nosotros vimos todo: los peones trabajando en la estancia, los autos avanzando en el camino, el peón arriba del caballo arreando las ovejas y nosotros por el cuarto mate esperando que el viento se canse de soplar.

    5. A parar… a la comisaría

    La comisaría de El Viejo Turbio siempre estuvo ahí. Después de la tarde frustrada de pedaleo, nos dejaron tirar la carpa en un tinglado atrás de la comisaría. El sonido de las chapas al fondo fue nuestro arrorró durante la noche. Al otro día un policía con pantuflas nos despidió y nos deseó buen viaje.

    6. ¿Dónde está Wally?

    Llegamos a Río Turbio, la ciudad del carbón. Sin lugar donde acampar y ninguna opción para hospedarnos, no sabíamos dónde íbamos a dormir. Café que va y que viene en una estación de servicio, nos preguntamos dónde estarían nuestros amigos de Por Las Rutas del Mundo y cinco minutos después, los vemos a metros nuestro cargándole nafta a El Forastero. Así fue como pasamos una noche más en su motorhome compartiendo historias y anécdotas. Ellos siempre frenan en estaciones de servicio y ese día, nuestros caminos se volvieron a cruzar. A la noche siguiente, no tuvimos otra opción que acampar en una pista de motocross donde nos entretuvimos viendo los cuatriciclos y las motos saltando de un lugar a otro.

    7. 60 km/h en bicicleta, imposible

    El viento puede ser amigo o enemigo del ciclista y a veces cuando lo tenés a favor pueden pasar cosas como estas: llegar a 60km/h sin tocar los pedales. Los automovilistas nos veían pasar asombrados sin entender lo que pasaba pero cuando la curva cambiaba y el viento te pegaba de costado, agarrate del guardarrail. Llegamos a un puesto y terminamos durmiendo en el dormitorio de un trailer de Vialidad Nacional. Ese puesto siempre estuvo ahí y esa noche, dormimos en sus cómodas camas.

    8. ¡1000 km cumplidos!

    Parece que fue ayer cuando arrancamos a pedalear los primeros 100 kilómetros camino a Tolhuin, pero casi llegando al mes de viaje el odómetro marcó los 1000 (y todavía no lo podemos creer). Los kilómetros de subidas y de bajadas, de ripio y de asfalto siempre estuvieron ahí como las historias, las personas y las tantas anécdotas que se van grabando en nuestras memorias kilómetro a kilómetro.

    9. Encuentro de ciclistas en un galpón de Vialidad Nacional

    Uno se puede cruzar con uno o dos cicloviajeros en la ruta, ¿pero con seis? Sí, una coincidencia no organizada entre biciviajeros en un galpón de Vialidad Nacional. Ciclistas de Venezuela, Filipinas, Inglaterra y Argentina (Río Negro y Mar del Plata) en un mismo lugar hablando de viajes, intercambiando datos, experiencias y hasta la receta de cómo hacer una polenta. La historia más particular fue la de Rómulo, que está recorriendo el mundo en bicicleta desde hace cinco años (podés seguir su viaje en su blog Nómada en bici). Ellos siempre tuvieron en sus planes parar en ese puesto de Vialidad pero nunca ninguno imaginó que en total íbamos a ser ocho ciclistas de distintas partes del mundo compartiendo la noche en un mismo galpón.

    La Vida de Viaje - Viajeros en bicicleta

    Un venezolano dando la vuelta al mundo

    10. Bajada de 15 km y una ducha natural

    La Ruta 40 tiene sorpresas, como por ejemplo la Cuesta de Miguez que para nosotros fue una increíble bajada de 15 kilómetros con el lago Argentino de fondo. Después de pedalear 50 kilómetros, vimos un río y un lugar donde acampar. A las dos de la tarde paramos a comer pero nos sentimos tan cómodos que nos tomamos un recreo de la ruta y pasamos una tarde de río y mates al costado de la 40. Yo particularmente aproveché el agua para lavarme el pelo que bastante complicado lo tenía (las mujeres con rulos lo sabrán entender). Ese río siempre estuvo ahí y va a seguir estando para otros tantos viajeros que quieran descansar de la mítica ruta que tantas sorpresas regala.

    Somos Jime Sánchez y Andrés Calla, amantes de la aventura y la vida al aire libre. En este refugio digital compartimos nuestro estilo de vida, relatos, fotos, info útil, consejos y muchísima inspiración.

    Comentarios

    • 19 diciembre, 2014

      Como dice Herman Zapp en su libro, cuando uno se decide a soñar… pareciera que el universo entero quisiera que uno alcance su sueño 😀 Llegar a la Quiaca ya era el sueño de todos aquellos que les dieron una mano y fueron parte.

      responder
      • 22 diciembre, 2014

        Es así Nanu! Y cuando llegamos a La Quiaca sentimos a todos y a cada uno.
        Muchos abrazos ❤

        responder
    • 3 mayo, 2013

      he recorrido la 40 varias veces, pero en esta oportunidad he vuelto a viajar a traves de este relato maravilloso. gracias por permitirme viajar en ustedes. BUENAS RUTAS !!!!! saludos

      responder
    • 10 febrero, 2013

      Qué grandes, chicos!
      Como dice Fito Paez en su canción… “cerca, Rosario siempre estuvo cerca”…. la ruta 40 siempre estuvo cerca de uds. Los estuvo esperando pacientemente, con la absoluta certeza de que lo que ustedes buscaban ya los estaba buscando a ustedes.
      Fuerza, garra y corazón, y a disfrutar del paisaje!!!!

      =)
      Besos, la Coach!

      responder
    • Poupeé
      9 febrero, 2013

      Los felicito por haber empezado a cumplir vuestro sueño, tengo la certeza que a estos 1000 Km se van a ir sumando muchos más, cuánta felicidad trasmiten!!! les mando mi mejor vibra y que Dios bendiga vuestra ruta, un abrazote gigante y a seguir padaleando :* Poupeé

      responder
      • 27 febrero, 2013

        Ayyy!!! Se me hizo un nudo en la garganta…R.C, J.M: Han cvdnooimo hasta mis fibras me1s edntimas con su trabajo.Sere1 que me identifico tanto con el texto del video…Maravilloso.Lau.

        responder
    • marita y miguel
      8 febrero, 2013

      que hermosa historia de aventuras, chicos, sobretodo jime con tu experiencia en el rio con el lavado.A seguir con tanta buena onda. un besote

      responder
    • Mauro Bisso
      8 febrero, 2013

      Es muy lindo poder seguilos por aca. Hermosas fotos como contas todo los que les gva pasando es com si estuviesemos alli con ustedes. animo chicos por 1000 mas.

      responder
    • Fede
      8 febrero, 2013

      IMPRESIONANTE.
      nada más.

      responder
    • santo sinner
      8 febrero, 2013

      mostros felicitaciones, me emociona leer sus aventuras, las hacen sentir parte de uno, a seguir pedaleandoo que de tanto ir se empieza a volver en esta esferaaa 🙂

      responder

    Dejé tu comentario o pregunta

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

    Follow us on