Image Alt

Blog

  /  Info útil cicloturismo   /  Autoayuda viajera: preguntas para soltar miedos y cumplir sueños

Autoayuda viajera: preguntas para soltar miedos y cumplir sueños

La primera vez que Andrés me planteó su “loca” idea de salir a recorrer la Ruta 40 juntos y en bicicleta, entré en pánico: pensaba que mi relación de casi dos años se iba a terminar, que mi vida iba a ser un caos, que no lograría llegar a nada —ni en lo personal ni en lo profesional—, que todo pero absolutamente todo me iba a costar horrores. El querer dejar los fantasmas de lado y viajar fueron el motor para avanzar y no quedarme parada en el mismo lugar.

Mi historia ya la conté varias veces: yo no me subía a una bicicleta desde los 14 años. Con solo visualizarme en una ruta desierta con camiones, autos, cuestas, vientos y frío, me paralizaba. Pero claro, a medida que iban pasando los días —y gracias al oído de varios amigxs y compañerxs de trabajo de ese entonces—, empecé a darme cuenta de que lo único que mi cabeza me mostraba eran situaciones extremas y negativas de lo que me podría llegar a pasar o lo que podría llegar a vivir. Darme cuenta que me estaba condicionando antes de empezar fue clave porque entendí que todas esas imágenes eran producto de mi imaginación.

Mi primer freno de mano fue decir: “hola mente, en esta jugada las dos tenemos que ir para el mismo lado así que porfa dame una mano”. De a poco empecé a hacerle algunas preguntitas para ver cuánto de lo que ella me mostraba era real —porque tener miedos frente nuevos desafíos es normal— y cuánto no —no podía permitirme que mis fantasmas mentales frenen mis sueños—. Mi plan de evacuación consistió en:

⇒ Retirarme: me fui un fin de semana sola al Delta de Tigre para pensar y ver qué era lo que realmente quería hacer.

⇒ Cuestionarme: formulé cinco preguntas que sabía que iban a ser claves para despejar todos mis monstruos.

¡Atención! El orden de las preguntas es aleatorio. No me hago cargo de las consecuencias que puede tener este post, pero si te sirve y te motiva a salir con la mochila, kombi o alforjas, misión cumplida 😉


1. ¿Y por qué no?

Me acuerdo que entre tantas vueltas de sí-no-sí-no-sí-ni-no-sí, llegó un momento en que me paré frente al espejo, me miré a los ojos y me dije: ¿y por qué no?

Esa pregunta tenía tres aristas: por un lado, mi estilo de vida estaba a punto de cambiar radicalmente (dejaría mi trabajo estable en una agencia de publicidad y empezaría este nuevo proyecto de vivir de lo que me apasiona —la escritura y los viajes—); por otro, no podía dejar mis sueños en un cajón de recuerdos y hacerle oídos sordos a lo que realmente quería y deseaba hacer; y por último, la posibilidad de viajar en bicicleta —no me importaba por dónde ni por cuánto tiempo— me despertaba intriga y algo me decía que lo tenía que hacer.

¿Por qué debía seguir trabajando en un lugar que no quería? ¿Por qué no podía probar algo nuevo y ver qué pasaba? ¿Por qué muchos me decían que me fije en lo que cobraba a fin de mes en lugar de apoyar mi sueño? ¿Por qué lo que me estaba proponiendo era una locura? ¿Por qué la bicicleta era un ogro en toda esta historia?

¿Y si salía todo bien? ¿Y si me terminaba encantando esta manera de viajar? ¿Y si lograba lo que quería? Cambiar de enfoque y ver lo posible en lo que parecía imposible fue un cambio de perspectiva que me permitió ver un poco más allá.

Siempre hay dos posibilidades: o que nos vaya bien o que tengamos que rever nuestras coordenadas y cambiar los planes. Pero nunca una está por encima de la otra. Nunca.

2. ¿Por qué yo no voy a poder?

Primera reacción: “no soy deportista, no entreno, no sé pasar los cambios, me dan fobia las bajadas pronunciadas, etc, etc, etc”.

(pausa)

Segunda reacción: “puedo empezar a entrenar, puedo anotarme en spinning que lo tengo a la vuelta de mi trabajo hasta que renuncie, puedo salir con Andrés para que me explique un poco qué es cada cosa, puedo tocar los frenos en las bajadas…etc, etc, etc”.

En lugar de ver las piedras en el camino, empecé a tomar consciencia que era yo misma la que se limitaba. Y en definitiva si otros pudieron, ¿por qué yo no voy a poder?

NADIE puede decirle ni insinuarle a ninguna persona que no va a ser capaz de hacer lo que desea hacer. Entiendo que a veces nuestros familiares y amigos quieran aconsejarnos o dar su opinión sobre lo que piensan, pero cortarle las alas a alguien, ¿sirve?; subestimar al otro porque no es así o asá para hacer algo, ¿funciona? ¿O son los otros los que proyectan en nosotros temores, intentando que el otro siga en su mismo nidito donde están todos cómodos y seguros?

3. ¿Son palabras autorizadas?

Uno de los diálogos que siempre recuerdo cuando retrocedo en el tiempo y veo todo lo que pasé, es uno que tuve con mi hermana. Estábamos hablando por teléfono y nuestras charlas ya se estaban volviendo monotemáticas:

—Empezá a entrenar Jime, por favor. ¿Averiguaste algo ya?

—Sí, mandé mails a varios profesores que encontré por Internet y que se juntan en grupo acá en el río, pero todavía no me respondieron (???)

—¡¡Pero llamá!! Ustedes quieren salir en cinco meses, por favor reflexioná un poco. ¿Vos sabés lo que es el viento de la Patagonia?

—No Juli… ¡¡¡¡Y vos tampoco porque nunca fuimos!!!!!

(fin de la conversación. No había manera de remontarla)

En este punto me pongo seria… ¿cómo alguien —un amigo, familiar o compañero de trabajo— nos va a aconsejar de algo que NO conoce o peor aún, que CONOCE DE OÍDO? ¿Esto es joda? ¿Tiene algún sentido o coinciden conmigo que es completamente ridículo?

Mi hermana me estaba diciendo algo sobre un lugar… ¡QUE NUNCA PISÓ! Todos sabemos que en la Patagonia hay viento y no era que no lo quería ver, pero si nuestro amigo Marcelo Álvarez, que unió Ushuaia-La Quiaca en bicicleta y que lleva recorridos más de 20 mil kilómetros en dos ruedas, me aconsejaba NO VAYAS A ESE LUGAR lo hubiese escuchado con los oídos abiertos de par en par, pero al contrario de la mayoría de las opiniones, Marce nos decía que toda esta experiencia nos iba a cambiar la vida (y así fue).

4. ¿Y qué hubiera pasado si…?

Pregunta bisagra si las hay. Porque cuando somos sensatos y dejamos de creernos infinitos, la cosa cambia.

“El día de mañana, ¿me voy a bancar el peso de ese tren de palabras y-qué-hubiera-pasado-si-me-iba-de-viaje?” De solo pensarlo me da escalofríos, porque sabiendo que el tiempo pasa, postergamos lo que nos hace felices envolviendo nuestros deseos en excusas de papel.

Claro que no quería llegar a eso. Y si no pegaba el salto y si no me tiraba a la pileta y si ni siquiera lo intentaba, nunca iba a saber si era capaz o no de hacerlo.

5. ¿Son miedos propios o ajenos? (el síndrome de la esponja y/o el mal del loro)

Estos son dos síntomas bien comunes en cualquier persona que pretende darle un giro a su vida: absorber los prejuicios y miedos de los demás y repetirlos, repetirlos y repetirlos como si fuesen propios.

La limpieza final fue darme cuenta que el miedo a los fuertes vientos del Sur era de mi hermana, que el miedo a la desolada Ruta 40 era de mi papá, que el miedo a que me quiebre una pierna y que quede varada en el medio del camino sin que nadie me ayude era de un compañero de trabajo.


El único consejo que te puedo dar es que lo intentes y que veas hasta dónde podés llegar. Te aliento a la distancia y festejo el cambio, festejo que te desafíes. Deseo que cuelgues los pretextos y que tu sueño vea de una buena vez el sol. No existen los fracasos, no hay equivocaciones, no hay errores. Siempre podemos cambiar nuestro norte y probar y cambiar y probar otra vez.

En varios momentos de nuestro viaje, reflexioné sobre los cambios que viví y vivimos. Esos relatos son: De una bici de paseo a un paseo por la 40 y Hasta luego Patagonia.

Después de unir en bicicleta 6600 km en 9 meses, dimos una charla TEDx en San Rafael (Mendoza) donde contamos cómo fue todo este proceso previo de cambiar nuestro estilo de vida y viajar. Podés verla en el post De la teoría a la ruta.

Si necesitás un empujón más, leé 10 formas diferentes de viajar por el mundo y 5 consejos para financiar un viaje largo.

Escritora y nómada digital. Viajo desde el 2013 y comparto en este refugio digital mi estilo de vida. Me apasiona la escritura y sobre todo inspirar y animar a través de la palabra. También escribo en luzyhumo.com y mi primer hijo de papel se llama Letras Luz. Dicto talleres de escritura y de viajes, no puedo vivir sin mis libros y cuadernos, y soy fan de la autoexploración.

Comentarios

  • cristina senn
    6 noviembre, 2019

    queremos hacer el sur. tenemos muchas inseguridades. Queremos entrar Futalfut por Trevelin. y bajar hasta chile chico y volver entrar a la Argentina a los Antiguos. Yo tengo 66 años y mi esposo 69. Estamos muy bien de salud. Pero es una hazaña dormir en una carpa.

    responder
  • Belen
    2 marzo, 2019

    WoW! Gracias por este relato, justamente estoy por programar un viaje a Europa en bici y todos me han dicho que no, yo digo que sí, así que me iré jajajaja, gracias por la inspiración 🙂

    responder
  • Hugo Bertoldi
    1 marzo, 2019

    Jimena (admirada y, ¿por qué no?, querida): sé que me recordarás. Soy Hugo (Bertoldi), un señor al que le gusta andar en dos ruedas, que practica “tenis criollo” (tenis con paleta), que le gusta escribir, como a vos, y que adquirió vuestra película La vida en viaje hace un tiempo no muy largo (cercano al año). Quizás recuerdes que envié breve texto a modo de carta para vos y Andrés, al cual respondiste exhibiendo en tus palabras el agrado que te produjo. Ya no te robo más de tu valioso tiempo, Jimena. Te cuento que tengo un personaje, un simpático y muy peculiar gaucho. Es mi alter ego y amigo. Por lo tanto, va un ABRAZO GAUCHO POR DUPLICADO (DE DOS, PARA DOS). Seguimos en contacto.
    NOTA: te cuento que debo viajar cien kilometrós desde San Justo, en la provincia de Santa Fe, hasta la capital provincial, y creo que lo haré en mi modesta mtb. Voy por varios motivos, entre los que se halla retirar de OCA un antiguo set de lapicera y portaminas que adquirí en mercadolibre. ¡Qué loca gente se puede hallar en esto de las bicicletas! ¿Viste vos? ¡Aijuna, canejo y amalaya!

    responder
  • Fernando
    24 octubre, 2018

    TODO ESTO Es lo que siempre pensé y pienso, y justo ahora estamos por comenzar un viaje y darle un giro a nuestra vida!
    Felicitaciones y gracias por tanta magia.

    responder
  • Bea
    27 agosto, 2017

    Me encanto Jime!!! Y tu libro hermoso!!!!

    responder
  • Linda
    25 agosto, 2017

    Excelente, gracias.!!A viajar!!!

    responder
  • Monica
    25 agosto, 2017

    Me encantan estas crónicas. Me quedé con Y por qué no? Los sigo leyendo

    responder
  • Adriana
    25 agosto, 2017

    Excelente!!! Gracias por animarme a hacer algo que quería, pero me costaba decidir

    responder
  • dani
    25 agosto, 2017

    Excelentes respuestas a los cuestionamientos, de personas que aun no estan preparados para salir de su zona de confort…. Me preparo para dar el salto… tengo algunas travesias, y… un par de desventuras que me han pasado en la ruta…. Cuando las cuento, me dicen ….. Estas loco….!. pero las vivi, me fortalecieron…. y es La vida misma….Abrazo grande amigos…

    responder
  • Aye
    25 agosto, 2017

    Excelente!! Me encanto! Gracias y felicidades

    responder
  • Ramiro
    1 julio, 2017

    Gracias. Infinitas gracias. Personas como ustedes son despertadores de emociones.Este blog…hay que tenerlo de cabecera, digamoslo en la mesita de luz. Gracias por hacernos sentir viajeros.Hasta pronto.

    responder
  • Chana
    27 abril, 2017

    GRACIAS POR COMPARTIR TU EXPERIENCIA!! Me senti súper identificada a cuando me planteaba lo mismo antes de sacar un pasaje de ida. Buenisima la reflexion, los felicito por la valentia y el increible blog que lograron construir.

    responder
  • Cintia
    6 marzo, 2017

    Hola chicos ! Increíble el blog y su estilo de vida. Desde que los empecé a seguir me pican cada vez más las ganas de viajar así, como ustedes, en bici y sin apuros. Lo que más me frena y no se como lo sobrellevan ustedes,es el peligro de viajar en ruta. Porque a pesar de que cada uno toma precauciones, las imprudencias por parte de otros conductores existen.
    Me encantaría que me cuenten como lo viven ustedes. Un abrazo y gracias por compartir sus experiencias y motivarnos a salir del sistema!

    responder
    • 14 marzo, 2017

      Hola Cintia, vamos a escribir un post al respecto, ya lo anotamos 🙂 Tenenos paciencia que estamos algo atrasados con todos los posteos pendientes, pero prometemos publicarlo!

      responder
  • Flor
    8 diciembre, 2016

    Hola! Me encanta su blog! Lejos el mejor blog de viajes que leí. Siempre soñe con viajar y empecé a planear un recorrido por Argentina sola, sin fecha de regreso. Cuestión que hoy se me presentó un miedo (¿o debería decir un miedo de mi hermana?), que es ser violada, abusada o atrapada por la red de trata. Me doy cuenta que desde que sueño con viajar sólo ví un lado de la moneda: el de viajeros como ustedes; pero también hay relatos de chicas que, para ser sútil, “la pasaron muy mal”. Es cierto que estoy en desventaja por ser una mujer viajando sola, y no soy una mujer que físicamente parezca imponente o con la capacidad física para defenderse, pero si espero a encontrar un compañero de viaje voy a empezar a postergar esto quizá hasta nunca, y para ser honesta eso me asusta más que cualquier otra cosa. Quería saber si ustedes se cruzaron con alguna chica viajando sola, o qué opinan sobre los peligros del camino. Jime, ¿vos te hubieras animado a viajar sin Andrés? ¿Creés que habría sido muy diferente? Me interesa mucho su opinión sobre esto, porfa respondan cuando puedan. Gracias y de nuevo, felicitaciones por el blog 🙂

    responder
  • Liliana
    1 agosto, 2016

    Muy lindas las fotos y muy completo todas tus sugerencias….me encanto seguirtee
    Pregunta:donde me recomendas irme en septiembre con mi marido y mi nena de 6 anis,con la aclaracion que estoare embarazadade 5 meses y medio..
    Besosos

    responder
  • Moni
    5 abril, 2016

    Hola Jime, de pura casualidad en un ratito libre de mi trabajo, entré a tu blog: me apasiona viajar y lo hago con bastante frecuencia aunque intentando vencer a cada paso mis enormes miedos que me joroban mucho 🙁 Me encantó leer tu artículo con esas frases a poner en práctica ante el miedo, me hiciste emocionar porque con tu manera de escribir me sentí muy identificada. Adelante viajera y gracias por tu aporte tan positivo!!!! 🙂

    responder
  • Elena
    3 abril, 2016

    Es la primera vez que respondo en un blog, pero ésta no me la quedo para mí: GRACIAS.

    responder
  • Andrea
    31 marzo, 2016

    Hola ! Qué lindo … Voy a pasarle este post a muchas personas … Entre otros viajes , mi marido , mis dos hijas y yo hicimos Ecuador , Perú , Chile y Argentina ida y vuelta en el auto . Experiencia maravillosa , sobre todo para nuestras nenas que tenían 7 y 5 años . Aprendieron más en ese viaje que en un año de escuela . Viajar … Nada como viajar . 11 mil kilómetros o 30 cuadras … Siempre se aprende algo !

    responder
  • dani
    30 marzo, 2016

    Hace un tiempo ,mi vida planificada, cambio….y hoy vivo otra vida…..los cambios si bien traen dudas, estan buenos y te hacen ver la realidad de otra manera de vivir
    ….Me falta poco para cambiar nuevamente…abrazos y buenas rutas amigos…

    responder
  • Alejandra
    30 marzo, 2016

    Jimeeeee!!! Te adoro (a traves de los post!). Cada palabra es un empujoncito más para salir en dos ruedas a hacer la hermosa ruta esa!
    Buenas rutas! Y muchas gracias por demostrar que los sueños y locuras se cumplen cuando uno lo desea tanto. 🙂

    responder
  • Lucia
    30 marzo, 2016

    Y sí, no seré original pero acabo de leerte (y los comentarios) mientras trabajo (o espero que se acabe la hora para volver a casa) y me quedé ahí, tildada frente al ” que hubiera pasado si… ” Diossss no quiero que me pase! Siento hace mucho la necesidad de salir, de conocer, de viajar, de regalarle a mis días nuevos caminos, nuevos amaneceres. Y, sin embargo, sigo aquí en una rutina espantosa que solo me permite “vivir” si es que a esto se le puede llamar vivir… Mi idea es juntarme con gente que tenga las mismas ganas y los mismos miedos y salir de una vez a la vida que aguarda allí, en algún lugar, en todos los lugares… Espero poder concretarlo. Te abrazo a la distancia y te agradezco por compartir e inspirarnos

    responder
  • DOLORES PINTO
    30 marzo, 2016

    Bellas ideas para realizar un viaje……hermosas historias…..hay que animarse.Con mi marido, lo estamos haciendo…aviòn…aeropuertos…esperas….playas….mar…y el Miedo esta pero comienza a irse a medida que empieza tu sueño:VIAJAR….GRACIAS.

    responder
  • 10 febrero, 2016

    Estamos leyendo tu nota con una amiga y en la parte del “el día de mañana me voy a poder bancar el y-qué-hubiese-pasado-si”, en donde decís que te da escalofríos sólo pensarlo me dio escalofríos a mi también leerlo.
    Me pareció que es importante contarte a qué punto de empatía pudo generar tu escritura.
    Un cariño!

    responder
  • Benito
    19 enero, 2016

    Chicos e llegado hasta ustedes solo por casualidad, o será que mi destino me lleva a encontrar personas que han cumplido o están cumpliendo su sueño, les cuento, mi nombre es Benito, tengo 49 años en junio cumpliré mi mitad de una década, casado con 2 hijos el mayor de 26 y la menor de 16.
    Compre una bici para viajar de la casa al trabajo del trabajo (20 km ida y vuelta), al cabo de día semanas ya estaba recorriendo lugares por más de 50 km y más, a un año de pedalear se me a metido en la cabeza de cambiar la forma de cumplir años y más si son 50 años y en vez de celebrarlo con comidas baile trago y todo lo de una fiesta que corresponde a los 50, quiero hacer algo diferente y recorrer mi país de punta a punta en un año ( Chile), me e preguntado y e preguntado qué piensan mis amigos y familiares y me siento muy identificado Con lo contado por ustedes.
    Ustedes me han convencido de que se puede, creo que es hora para planificar a full mi sueño.
    Saludos chicos y sigan con su lindo sueño

    responder
  • Guido
    2 agosto, 2015

    En momentos de dudas siempre recurro a este post…. Gracias otra vez!!!!

    responder
  • mentah
    5 mayo, 2015

    Muy buen blog y buenísimo articulo!! Me da mucha energía para seguir viajando! Graciassss, saludos desde La tierra del hobbit, Nz.

    responder
  • 16 abril, 2015

    Qué maravilla! Realmente emociona y moviliza mucho leer estas líneas y ver esas increíbles fotos de nuestra tierra. Muchas gracias por no guardarte nada y compartirlo, te admiro!

    responder
  • Pingback: Hijo de papel (1): escribiendo mi primer libro | La Vida de Viaje
    13 marzo, 2015
    responder
  • Andrea
    19 febrero, 2015

    Me encantaron los conceptos, sencillos y tan ciertos!! Si querés contagiar Jime…lo hacés!! Gracias!! Abrazo!!

    responder
  • laura
    14 febrero, 2015

    Sos una copada!, contagias a cualquiera!!!! Me encanta leerte 🙂

    responder
  • Florencia
    13 febrero, 2015

    Gracias Jime, llegaron tus palabras en el momento justo, antes de iniciar mi viaje.
    Te agradezco de corazón por tus palabras! Y te deseo que la mejor energía siga acompañándote a través de la vida!
    Bendiciones y gracias por ser una nueva inspiración para mi.
    Flor

    responder
  • Alan
    8 febrero, 2015

    Jime, te felicito no solo por tu valentía y por tu decisión de cumplir estos sueños tan maravillosos que tienen que ver con viajar, sino por tu generosidad al compartir tu experiencia en el blog y además de todo, y lo más importante, animarnos a todos a cumplir los nuestros. Este año, dentro de poco si Dios quiere, estaré cumpliendo mi sueño de viajar, en mi caso cruzando el océano probando suerte en otro lado, al menos un tiempo. Y quien sabe, seguir para otro rumbo, cumpliendo mi sueño de conocer los pueblos y ciudades de mis ancestros. Gracias nuevamente! Quién te dice alguna vez me los cruce por el camino 🙂 El mundo es pequeño.

    responder
  • Marcelo
    8 febrero, 2015

    Todas palabras con aroma a experiencia. Gracias por compartirlas!

    responder
  • Jorge
    7 febrero, 2015

    Hermoso tu relato Jime y espero que puedas conocer otros caminos de este país y quien sabe, quizás te animes a recorrer más allá de nuestras fronteras. Saludos desde Bariloche 🙂

    responder
  • sil
    7 febrero, 2015

    Te amé, hace cuánto vengo cargando miedos!

    responder
  • 6 febrero, 2015

    hola,me encantó tu relato y me hace ver que no estoy equivocada,que los miedos son de los demás,que a los 51 años tengo espiritu de joven aventurera y siempre que puedo me escapo a recorrer algún lugar…y asi seguiré descubriendo pequeños grandes lugares…abrazoooo

    responder
  • elisabet thostrup
    6 febrero, 2015

    felicitaciones por cambiar tu mente,por decirte q podias,todo lo q nos pasa en la VIDA ES POR NUESTROS PENSAMIENTOS,nEGATIVOS NOS VA MAL.SI SON pOSITIVOS TODO EL TIEMPO,ENTONCES LOGRAREMOS LO Q QUERRAMOS.eS MUY LINDO LO Q TE PASÓ. OJALÁ UNO PUDIERA SER TAN PERSEVERANTE EN PENSAMIENTOS POSITIVOS.ESTAMOS APRENDIENDO.nUEVAMENTE TE FELICITO

    responder
  • Ale Castañares
    5 febrero, 2015

    Jime, como estas?

    Excelente post, único te diría porque pusiste arriba de la mesa todas las cosas que pasan por la mente a cualquier persona que se quiere atrever a algo asi o similar, y siempre termina estando bien lo que uno sigue y confia en si mismo.

    Felicitaciones!

    😉

    responder
  • Nanis
    5 febrero, 2015

    Desde Medellín Colombia los felicito por tan excelente experiencia que han realizado el mejor objeto que han creado ha sido la bici es algo muy natural en cuanto a que no contamina el medio ambiente y los ánimo para que sigan con sus experiencias y sigan recorriendo el mundo como viajeros que son

    responder
      • Nanis
        7 febrero, 2015

        Bienvenidos cuando quieran tienen las puertas abiertas,Colombia es un país hermoso

        responder
  • Pablo
    5 febrero, 2015

    Hola, quería contarle que estoy en el período de si-no-si-no y esto me ayudo mucho, sinceramente. Si no lo hago ahora que tengo 22años, cuando? Estoy planeando agarrar la mochila en Junio, empezar visitando una amiga en Brasil y de ahí empezar a subir. Ojalá logre dar ese gran salto. Sinceras gracias!

    responder
  • Guido
    4 febrero, 2015

    Muchas gracias por los consejos y por animarnos!
    “Siempre podemos cambiar nuestro norte y probar y cambiar y probar otra vez.” Coincido. Siempre!!!
    En 1 mes empiezo a cumplir mi sueño!!
    Gracias!!!!

    responder
  • Marcela
    4 febrero, 2015

    Hola! Muchas gracias por animarnos a arrancar…
    en mi caso, a mis 29 años, he decidido que eso es lo que quiero para mi. Tal vez sea un poco tarde, no se… pero a partir de ahora, me pongo en campaña, y como mucho en año y medio despego.
    Muchas ,muchas gracias y buena ruta!!!

    responder
  • Maria Pilar Flores
    4 febrero, 2015

    Increíble, me hiciste llorar con tu relato. Estoy en esa etapa de: si-no-si-no-si-no

    Gracias por compartir tus experiencias y sentimientos con todos!

    responder
  • Victoria
    4 febrero, 2015

    Esto me llego en el momento precioso !! Me identifique con cada palabra que escribiste, no sabes como. Mañana me voy a mochilear con la mente renovada. Gracias 🙂 !

    responder
  • julio cesar martinez
    4 febrero, 2015

    envidiaaaa….!!!! te re felicitooo….. me encanta andar en bici… a veces creo que naci arriba de una bici…pero lo que hiciste vos me pone recontento… y me da fuerzas a pensar hacerlo…viva la bici….!!!

    responder
  • 4 febrero, 2015

    Ayyyyyyyyyy!! Me gusta tanto su historia!!! Son tan inspiradores!
    Muero de intriga de saber que camino les espera por delante…

    ‘If you can dream it, you can do it’

    responder

Dejá tu comentario o pregunta

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit sed.

Follow us on